Madrid necesitará 1.500 camas de UCI de aquí al miércoles para atender a los enfermos críticos

Los intensivistas prevén otra oleada masiva de infectados graves ante la llegada en tromba de nuevo pacientes a los hospitales. 600 camas están ya ocupadas y la Comunidad trabaja a toda marcha para instalar más

Thumbnail

La Comunidad de Madrid va a necesitar urgentemente de aquí al próximo miércoles alrededor de 1.500 camas de críticos. Esas son las previsiones que están realizando los intensivistas ante la riada de infectados por coronavirus que está llegando estos días a los hospitales y a la vista del ritmo de ocupación que registran las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) de los hospitales existentes en la capital. Desgraciadamente, esta ocupación crece más rápido que el emplazamiento de nuevas camas que han emprendido de forma urgente las autoridades sanitarias que trabajan en el Gobierno regional.

listado hospitales CAM 19 de marzo coronavirus FOTO: José Maluenda

Tal y como adelantó LA RAZÓN, las autoridades y los hospitales están trabajando hasta la extenuación para ubicar nuevas camas con las que poder cubrir las necesidades más urgentes e intentar salvar así al mayor número de pacientes que se encuentran muy graves. Los emplazamientos elegidos son las unidades de reanimación de los hospitales, conocidas en la terminología médica como REAS, y los quirófanos, en donde la práctica totalidad de la superficie -el 90% en la mayoría de los hospitales- se destina a atender a los positivos que presentan un alto riesgo.

En principio, de aquí al domingo Madrid contará con entre 1.000 y 1.100 de estas camas, fundamentales para salvar vidas por el equipamiento tecnológico que incorporan y por estar a cargo de médicos ultraespecializados. De ahí la dificultad de su puesta en marcha. ¿Serán suficientes? Es la gran duda. Hace 24 horas, 542 camas de UCI convencionales estaban ocupadas por enfermos graves, casi la práctica totalidad de las que tenían los hospitales antes de que la Comunidad de Madrid desplegara su plan. Por la noche, el número ascendía a 596, y esta mañana se ha elevado hasta las 600. 542 de los pacientes que las ocupan reciben respiración asistida. Los intensivistas creen que a lo largo del día podrían estar ocupadas 750 de esas camas. En sólo un día el número de infectados muy graves ha crecido en 58, pero la llegada en tromba de nuevos enfermos hace temer que la cifra se dispare hoy mucho más. Hasta ahora, los grandes hospitales de la capital son los más saturados de enfermos graves, aunque aún disponen de “músculo” suficiente para aguantar la embestida.

La Paz, por ejemplo, contabiliza 38 enfermos muy graves en UCI, 31 de ellos con respirador. Hace 24 horas la cifra era de 31. Este hospital contabiliza un fallecimiento. El Gregorio Marañón también asiste en su unidad de críticos a 38 pacientes, 33 de ellos con respiración asistida. Ayer, el número era de 34. Elevado es, también, el número de enfermos en el Ramón y Cajal, en donde se contabilizan 33, 29 con respirador y cuatro fallecimientos en UCI, así como en la Fundación Jiménez Díaz, con 34 pacientes graves, y el Clínico San Carlos, que registra 32. La situación es mucho más problemática, sin embargo, en otros centros más pequeños, que se encuentran al borde de la saturación. De hecho, se encuentran prácticamente colapsados. El Hospital Príncipe de Asturias de la localidad de Alcalá de Henares es uno de ellos. En total, contabiliza 24 pacientes en estado crítico, todos ellos con respirador, y cinco fallecimientos en su unidad de críticos. El Hospital de Torrejón también registra cinco “exitus” y 20 enfermos en UCI, mientras que el Severo Ochoa de Leganés atiende a 17 pacientes de extrema gravedad, todos con respirador, y contabiliza cuatro fallecimientos. El centro con mayor número de decesos hasta ahora es el Hospital Universitario Infanta Leonor de Vallecas, con seis. En este centro 18 pacientes permanecen en las UCIS, todos ellos con respirador.