El Gobierno repartirá a partir del lunes 10 millones de mascarillas pero no obligará a usarlas

Serán las policías locales y autonómicas, Policía Nacional, Guardia Civil y el personal de Protección Civil, unos 350.000 efectivos, los encargados de repartir

Thumbnail

Los ministros de Sanidad, Salvador Illa, y el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, han ofrecido durante la rueda de prensa de hoy sábado las claves para entender cómo se va a proceder a la distribución de las llamadas mascarillas higiénicas o de barrera, no de tipo médico, que estarán recomendadas para aquellas personas que se desplacen al trabajo a partir de este lunes y no puedan mantener la mínima distancia de seguridad para evitar el contagio del coronavirus, como trenes, metros o autobuses.

Según las palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa, a partir del lunes y martes de la próxima semana, o martes y miércoles en el caso de aquellas provincias en las que el lunes sea festivo de Semana Santa, se repartirán “un número relevante y suficiente” (aunque no tenía los datos), de mascarillas higiénicas o de barrera entre la población que vuelva los trabajadores no esenciales. y utilice transportes públicos en los que no se pueda garantizar la distancia mínima de seguridad, de 1,5 a 2 metros. Illa insiste que han tenido que tomar esta decisión en base a la recomendación de la Agencia Europea del pasado 8 de marzo.

Según el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, serán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas y el personal de Protección Civil, unos 350.000 efectivos, los encargados de repartir estas mascarillas que son recomendadas y no obligatorias y que el ministro sí ha cifrado en 10 millones de unidades. En el caso de que una persona se niegue a colocársela y dado su carácter de recomendación, Grande-Marlaska matizó que “si no se la quiere poner, pues no se la pone”.

Serán también los agentes -que se movilizarán junto a los interinos, según el ministro- los que vigilen que entre los ciudadanos que utilicen el transporte público cumplen con la distancia de seguridad que recomiendan las autoridades necesarias. “El el reparto de mascarillas es solo un apoyo de las medidas de protección de la salud”, según Marlaska, que ha advertido que la etapa que empieza el lunes no supone una relajación de las medidas de limitación de movimientos que se establecen en el artículo 7 del Real Decreto de Estado de Alarma.