¿Transmiten los peces el coronavirus?

No se ha descrito ningún caso de SARS-CoV ni de MERS-CoV en peces, que si bien tienen el receptor ACE2

Un trabajador corta el salmón
Un trabajador corta el salmónGonzalo Pérez MataLa Razón

China ha puesto en «cuarentena» el salmón importado. De hecho, pese a que el origen del rebrote de Covid-19 que ha causado más de 100 casos positivos en Pekín no está todavía claro, el salmón importado ha sido retirado de los estantes de los supermercados tal y como informa la prensa china. Ahora bien, mientras voces expertas del país como Zeng Gung, de la Comisión Nacional de Salud del gigante asiático, recomiendan a la población no comer salmón crudo ni comprar marisco importado, lo cierto es que de momento se desconoce si realmente el linaje del virus es europeo y mucho menos si el «culpable» del rebrote es el salmón o cualquier otro pescado importado.

De momento, lo que se sabe es que el SARS-CoV-2 ha sido detectado en una tabla que un pescadero utilizaba para cortar salmón en Xinfadi, el mayor mercado de alimentos al por mayor de Asia, mucho más grande que el de Wuhan (el origen de la pandemia).

Thumbnail

A la espera de que concluya la investigación, lo único cierto es que puede suponer un duro mazazo para los exportadores de salmón como Noruega, Dinamarca y Australia. Tal es así, que el Consejo Noruego de Mariscos recordó a las partes interesadas que no se ha publicado información oficial sobre el origen del brote y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recordó ayer que la posibilidad de que el virus llegase en los paquetes de salmón se trata de momento de una «hipótesis».

De hecho, Mike Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS, se mostró reticente de que se culpara al empaquetado y aseveró que espera que China publique la secuencia genética del virus que ha causado el rebrote, y que de confirmarse esto reflejaría una transmisión «humano a humano», «más que cualquier otra hipótesis».

¿Es seguro o no comer pescado?

En el caso hipotético de que se cumpliera la hipótesis china, «si cocinas el pescado o el marisco matas el virus», explica a este periódico la doctora Beatriz Novoa, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, del CSIC.

Ahora bien, todos los expertos consultados consideran una hipótesis más factible que el SARS-CoV-2 acabara en la tabla de cortar bien porque el pescadero u otra persona que estaba contagiada estornudó a que estuviera en el pescado en sí.

Y es que no es que el salmón pueda transmitir el coronavirus, sino que una posibilidad es que o bien el que manipuló el pescado tenía el virus o que el salmón congelado lo tuviera y que las bajas temperaturas hayan preservado el patógeno durante el transporte. «El virus al cocinar un alimento lo eliminas, al congelarlo lo preservas», recuerda Novoa, que incide en que sobre el origen del rebrote «no hay nada científico aún».

Pero, ¿podría estar en los peces? «No tenemos evidencia científica de que el SARS-CoV-2 esté en los peces» y mucho menos «de que un virus en peces pueda saltar al humano», explica la doctora.

Si bien es cierto que «los peces, como los anfibios, las aves y los reptiles, tienen el ACE2 como receptor», por lo que el virus podría usar esa puerta para entrar, «nunca en la literatura científica se ha detectado ningún tipo de coronavirus en peces». «Eso no quiere decir que no sea posible, pero sin duda es una posibilidad muy remota. El riesgo cero no existe, aunque es más probable que el origen esté en el humano que manipula el pescado que en el salmón», afirma Novoa, que recuerda que lo que sí transmiten los peces son «bacterias, que infectan a los peces y luego estos a los humanos y parásitos, pero virus no. En cuanto a enfermedades presentes en moluscos y peces no se suelen transmitir al humano».

Fernando Rodríguez-Artalejo, epidemiólogo y catedrático de Salud Pública de la UAM, coincide con la científica e insiste en que «hay que esperar a saber el origen real, pero parece casi inverosímil que el culpable sea el salmón». Desde Cepesca también piden prudencia, ya que «en ningún caso los productos pesqueros han sido transmisores de la enfermedad». Además, recuerdan que desde distintos estamentos, «como la FDA, han publicado diversos informes y su conclusión es que ‘‘no hay evidencia de que los alimentos o los envases de alimentos se hayan asociado con la transmisión y no hay razón para preocuparse’’». De hecho, hoy «no hay prueba de que el coronavirus pueda propagarse a través de ningún producto alimenticio», añaden.