Nuevo revés a la investigación del coronavirus

Ilustración del SARS-CoV-2Internet

Apenas unos días después de que se anunciara públicamente el éxito de los ensayos clínicos en Estados Unidos con un anticuerpo anti SARS-CoV-2, desarrollado por investigadores de Eli Lilly, una de mas mayores compañías farmacéuticas innovadoras, los Institutos Nacionales de la Salud (INH) que dirige el acreditado científico Francis Collins, han descartado este ensayo en pacientes hospitalizados por Covid-19. De momento, han suspendido nuevas inscripciones de pacientes. Los resultados iniciales indican que el anticuerpo monoclonal LY-CoV555 (bamlanivimab) reducía la carga viral de pacientes diagnosticados con esta enfermedad. En este ensayo clínico participaban 326 voluntarios, pero los expertos de los INH no han encontrado diferencias entre el grupo que recibía este fármaco y al que únicamente se le suministraba una sustancia inocua (placebo). La seguridad ha sido el detonante de esta suspensión que, probablemente, sea temporal pero que hay que añadir a las malas noticias que se están registrado en torno a la consecución de nuevas y eficaces moléculas contra el nuevo coronavirus. El protocolo de este ensayo, ahora suspendido, contempla también el estudio de ese anticuerpo monoclonal en combinación con otros, como el LY-CoVo16, que -según explicó esa compañía cuando se inició- se une a un área diferente de la proteína del pico del SARS-CoV-2. Los anticuerpos, que se administran por vía intravenosa, se estaban probando igualmente en sanitarios estadounidenses.

Lilly presentó una hipótesis de por qué LY-CoV555 puede ser ineficaz en pacientes hospitalizados cuando los NIH tomaron esa decisión. “Los pacientes hospitalizados han estado infectados más tiempo, tienen síntomas más severos y reciben diferentes tratamientos como Remdesivir de Gilead Sciences, que se administró en combinación con este anticuerpo monoclonal a pacientes del grupo de tratamiento, objeto del estudio de los NIH”, subraya esta empresa. Argumenta también que, por estas razones, “los pacientes hospitalizados pueden beneficiarse menos de los anticuerpos neutralizantes, que son un complemento del propio sistema inmunológico del paciente, ya que pueden haber desarrollado su propia respuesta de anticuerpos endógenos y estar en una fase de la enfermedad caracterizada por respuestas inflamatorias al virus”.