Ingenio para evitar riesgo de muerte
José María Fernández-Rúa

Paralelamente al estudio de posibles nuevos fármacos y otros ya conocidos que sirvan para detener la replicación del SARS-CoV-2, que causa Covid-19, los investigadores diseñan dispositivos para alertar de las implicaciones de la infección en el organismo. Es el caso del equipo dirigido por la profesora Shalini Prasat, de la Universidad estadounidense de Texas, que ha diseñado y desarrollado un sensor de sudor de citoquinas que actúa como un sistema de alerta temprana de una «tormenta de citoquinas» inminente, lo que podría ayudar a los clínicos a tratar a estos pacientes de manera más eficaz. Es bien sabido que, al principio de la pandemia, clínicos de todo el mundo reconocieron que había bastantes casos documentados de personas diagnosticadas con Covid-19 que habían desarrollado en sus organismos «tormentas de citoquinas»; esto es, una oleada de proteínas inmunes proinflamatorias que les hacía tener un riesgo mayor de muerte.

El pasado 17 de abril, en el marco de la reunión de primavera de la Asociación Química Americana (ACS), que se celebra virtualmente desde el pasado día 5, la profesora Prasat, experta en ingeniería biomédica, explicó los pormenores del ingenio que ha diseñado y desarrollado. Denominado «sweetsenser», es capaz de medir las citoquinas en pacientes que toman medicamentos antiinflamatorios, que las excretan en el rango de concentración bajo de picogramos por mililitro. El dispositivo rastreó los niveles de citocinas hasta 168 horas antes de que fuera necesario reemplazar la tira del sensor, según esta investigadora que dirige el Laboratorio de Microdispositivos Biomédicos y Nanotecnología de la Universidad de Texas, en Dallas (Estados Unidos).