Así podemos engañar a nuestro cerebro para que libere sustancias químicas que nos hagan felices

Existen varias formas de aumentar la liberación y acción de nuestras hormonas de la felicidad, las pequeñas acciones pueden tener un impacto positivo en el estado de ánimo, la energía y el estado mental, todo debido a las sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien

Una silueta de una persona con las manos en alto mirando un cerebro, con un fondo de líneas y luces que asemeja el espacio exterior
Silueta frente a un cerebro FOTO: Dominio público

La mayoría de la gente sabe que el cerebro regula el estado de ánimo, pero ¿cómo sucede exactamente? Si bien los científicos continúan explorando y aprendiendo cómo la función cerebral está relacionada con la salud emocional, hay algo que si saben, y es que las sustancias químicas del cerebro juegan un papel fundamental en nuestro estado de ánimo. Nuestras sustancias químicas cerebrales sirven como mensajeros, enviando señales a los nervios que afectan a la forma en que nos sentimos. Y aunque parezca algo sacado de una novela de ciencia ficción, existen varias formas sencillas de aumentar la liberación y acción de nuestras hormonas de la felicidad. Puesto que las pequeñas acciones pueden tener un impacto positivo en el estado de ánimo, la energía y el estado mental, todo debido a las sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien.

¿Qué son las sustancias químicas del cerebro?

Cerebro
Cerebro FOTO: Dreamstime Dreamstime

Hay millones, o incluso miles de millones, de reacciones químicas que ocurren en el cerebro en un momento dado. Estas reacciones conforman el sistema dinámico que controla el estado de ánimo y la percepción, entre otras cosas. Los neurotransmisores son las sustancias químicas que envían mensajes de neurona a neurona. Las neuronas están presentes en todo el cerebro y trabajan para enviar y recibir información. Los neurotransmisores se pueden clasificar en dos categorías: excitatorios e inhibidores. Los mensajeros excitatorios trabajan para estimular la actividad cerebral, mientras que los mensajeros inhibidores ralentizan las reacciones químicas.

Tipos

La inflamación neuronal, la pérdida de dopamina y una disfunción metocondrial provocan en el párkinson la muerte de neuronas y la aparición de los síntomas
La inflamación neuronal, la pérdida de dopamina y una disfunción metocondrial provocan en el párkinson la muerte de neuronas y la aparición de los síntomas

Cuando se trata de comprender la red química dentro del cerebro, existen ciertas sustancias clave que inciden directamente en nuestro estado de ánimo: dopamina, oxitocina, serotonina y endorfinas. Estos químicos cerebrales tienen un gran impacto en nuestro estado de ánimo y juegan un papel en nuestra salud mental, emocional y física. Cuando nos sentimos felices, seguros u orgullosos, nuestros cuerpos liberan estos químicos cerebrales:

  • Dopamina: La dopamina es conocida como la “hormona de la felicidad” porque apoya las regulaciones de recompensa en el cerebro. Desempeña un papel fundamental en los comportamientos cotidianos, entre los que se encuentran: cómo nos sentimos, nos movemos y comemos. Por otro lado, cuando los niveles de dopamina son demasiado bajos, podemos sentirnos impotentes y menos motivados. La dopamina está fuertemente vinculada al sistema de recompensa del cerebro. Promueve sentimientos de refuerzo y motivación y modula el aprendizaje.
  • Oxitocina: La oxitocina se conoce como la “hormona del amor” porque desempeña un papel fundamental en muchos aspectos de los vínculos sociales y el placer sexual. Los efectos de la producción de oxitocina son opuestos a los que ocurren después de una liberación de cortisol. Nos sentimos más tranquilos, con una sensación de alegría y seguridad. Asimismo, cuando estamos entusiasmados con un compromiso social, en realidad recibimos una explosión de oxitocina, lo que nos hace querer socializar aún más. La oxitocina también aumenta nuestra capacidad de reaccionar al estrés de manera saludable.
  • Serotonina: La serotonina juega un papel fundamental en una gran variedad de procesos neuropsicológicos. Como sustancia química del cerebro, funciona para regular el estado de ánimo, el equilibrio energético, la función motora, la percepción del dolor, el apetito y la función cardiovascular. La investigación sobre la serotonina muestra que el neurotransmisor está involucrado en la regulación de muchas actividades clave, incluidos los comportamientos, el estado de ánimo y la memoria. Esta es la razón por la cual la serotonina se usa como tratamiento principal para una serie de trastornos, que incluyen el trastorno depresivo mayor, el TEPT, la ansiedad, el comportamiento agresivo, el trastorno de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Endorfinas: Las endorfinas son un grupo de sustancias químicas que se conocen como “péptidos opiáceos”. Las endorfinas como las encefalinas y las dinorfinas se asocian con sentimientos de euforia, placer, sexualidad y alivio del dolor. Las endorfinas promueven una sensación de bienestar e incluso sentimientos de felicidad. Por otro lado, los niveles bajos de endorfinas están relacionados con el dolor emocional y físico y un mayor riesgo de adicción. Las endorfinas actúan como sustancias químicas naturales que tienen mucho en común con los medicamentos recetados contra la ansiedad y los opiáceos.

Cómo hackear nuestro cerebro

Cerebros Místicos
Cerebros Místicos FOTO: La Razón (Custom Credit)

Existen ciertas acciones que nos ayudarán a que nuestro cerebro libere hormonas de la felicidad:

  • Comer alimentos saludables: El simple hecho de comer alimentos nutritivos puede promover la producción de hormonas de la felicidad, como la dopamina. De hecho, algunos alimentos se denominan “alimentos para el cerebro” porque ayudan a liberar neurotransmisores. Algunos de los mejores alimentos para nuestras hormonas de la felicidad incluyen: proteínas de buena calidad, frijoles, nueces, semillas, frutas y verduras antioxidantes.
  • Jugar con nuestra mascota: Jugar con una mascota sin duda puede aumentar los químicos de nuestro cerebro, especialmente la oxitocina, que es la “hormona del amor”. Si tiene la suerte de tener una mascota, acariciarla o jugar con ella es excelente para nuestro propio estado de ánimo y bienestar.
  • Abrazar a alguien: Los abrazos traen consigo sentimientos de comodidad, unión y alegría. Los humanos nos beneficiamos de este tipo de gestos, si duran 20 segundos o más, ya que, el “abrazo prolongado” es realmente lo que hace que nuestra hormona del amor funcione.
  • Dar un paseo al aire libre: Seguro que no es la primera vez que lee que los paseos al aire libre son buenos para la salud. Lo hace al promover la producción de serotonina, que regula el estado de ánimo, los niveles de energía y la percepción del dolor.
  • Ejercicio: El ejercicio o cualquier forma de actividad física es una excelente manera de aumentar los niveles de serotonina. Esto puede ser correr, nadar, andar en bicicleta, levantar pesas, yoga y más. Mover su cuerpo y hacer que su sangre bombee lo deja con una sensación de energía y de mejor humor.
  • Hazle un cumplido a alguien: ¿Sabías que hacerle un cumplido a alguien también puede mejorar nuestro estado de ánimo? Pequeños gestos como este aumentan la liberación de oxitocina, haciéndonos sentir queridos, protegidos y seguros.
  • Bromear: Reír aumenta las endorfinas, las sustancias químicas del cerebro que están asociadas con el placer, la motivación y la conexión social. Gastar una simple broma puede afectar nuestro estado de ánimo e incluso ayudar a aliviar el dolor.
  • Ver una comedia: Si no nos encontramos en un entorno social, aún podemos aumentar esas endorfinas viendo una comedia. Cualquier cosa que nos haga reír aumentará esos químicos cerebrales y ayudará a mejorar los sentimientos de tristeza o aislamiento.
  • Ser amable: Realizar pequeños actos de bondad pueden conducirnos a la felicidad y a una sensación de paz. Este tipo de acciones nos ayuda a aumentar el trabajo de los químicos en nuestro cerebro, como la oxitocina y la dopamina.