¿Cómo distinguimos un resfriado o una gripe del coronavirus?

Fiebre, secreción nasal, dolor de cabeza... Guía para diferenciar entre las tres enfermedades

Con la llegada del otoño, además del coronavirus, conviviremos con otras afecciones respiratorias como la gripe o el resfriado común, enfermedades que pueden cursar síntomas muy parecidos, sobre todo en su fase inicial. ¿Cómo podemos saber si estamos ante un caso de Covid-19 , de gripe o un simple catarro?

Las tres son afecciones virales que afectan al sistema respiratorio. Estos virus se propagan principalmente a través de gotitas que el infectado esparce al toser, estornudar o hablar. También se pueden infectar al tocar superficies u objetos infectados y después tocarse los ojos, la nariz o la boca. Son virus contagiosos, pero el coronavirus tiene una probabilidad de transmisión más alta. Además, se puede propagar durante el periodo de incubación, cuando todavía no se presentan síntomas.

Síntomas del coronavirus

Según especifica la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas más habituales de la COVID-19 son fiebre, tos seca, cansancio. Otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes son congestión nasal, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de garganta, diarrea, conjuntivitis, pérdida del gusto o del olfato y erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies. En los casos más graves, los enfermos coronavirus experimentan dificultades para respirar, pueden derivar en una neumonía, fallo renal e, incluso, la muerte.

Síntomas de la gripe

Los síntomas aparecen de manera repentina y pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, tos seca, dolor de garganta, dolores musculares o corporales, cansancio y una sensación de malestar general. Además, los virus de la gripe pueden causar congestión o secreción nasal, estornudos y ojos llorosos. Los niños pequeños también pueden experimentar náuseas y vómito.

Síntomas del resfriado

Los síntomas son leves y no siempre se manifiestan al mismo tiempo. El inicio es progresivo: mocos, congestión nasal, dolor de garganta y tos. Un síntoma diferenciador es la fiebre, ya que es muy infrecuente que suba el termómetro en un resfriado.