Polémica en torno a los prazoles y el desarrollo de diabetes tipo 2

Una investigación relaciona el uso de estos medicamentos con una mayor incidencia de la enfermedad

El uso habitual de medicamentos para el reflujo ácido, conocidos como inhibidores de la bomba de protones (IBP) – fármacos como el omeprazol, pantoprazol, lansoprazol, esomeprazol y rabeprazol, también conocidos como prazoles–, está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según una investigación publicada en «Gut», la revista oficial de la Sociedad Británica de Gastroenterología.

El informe recoge que cuanto más tiempo se toman estos medicamentos mayor parece el riesgo, muestran los hallazgos, lo que llevó a los investigadores a aconsejar que las personas que toman estos medicamentos durante 2 años o más deben someterse a controles regulares de glucosa en sangre para detectar la diabetes, recoge Europa Press.

Los IBP se utilizan para tratar el reflujo ácido, las úlceras pépticas y la indigestión. Se encuentran entre los 10 medicamentos más utilizados en todo el mundo. El uso a largo plazo se ha relacionado con un mayor riesgo de fracturas óseas, enfermedad renal crónica, infecciones intestinales y cáncer de estómago. En 2014, la prevalencia mundial de diabetes tipo 2 era del 8,5%, y los investigadores querían saber si el uso generalizado de IBP y la alta prevalencia de diabetes podrían estar relacionados. Se basaron en la información proporcionada por 204.689 participantes de 25 a 75 años de edad en el Estudio sobre la Salud de las Enfermeras de los EE UU, que comenzó en 1976 (NHS); el NHS II, que comenzó en 1989, y el Estudio de Seguimiento de los Profesionales de la Salud (HPFS), que comenzó en 1986. En la inscripción y cada 2 años después, los participantes actualizaron la información sobre sus comportamientos de salud, historial médico y afecciones recién diagnosticadas.

La doctora Virginia Bellido, experta en diabetes, señala a LA RAZÓN que se trata de un «estudio observacional» con el que hay que ser «cautelosos ya que lo único determinante que puedo señalar es que todo aquel español mayor de 45 años con sobrepeso o antecedentes familiares debe realizarse una analítica de glucosa de forma regular».