Pzifer o Moderna: ¿cuáles son las diferencias?

Ambas están desarrolladas con la misma tecnología, pero la vacuna de Moderna tiene más ventajas en cuanto a conservación

Una científica de la farmaceutica norteamericana Moderna trabaja en el laboratorio donde se desarrolla la vacuna contra el coronavirus.DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

La vacuna contra la Covid-19 se ha convertido en la nueva carrera espacial. Hallar la que ponga fin de una vez por todas a la pandemia es un desafío global que, sin embargo, cada potencia está encarando por separado. De nada han servido los llamamientos a la cooperación hechos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues los diferentes laboratorios están inmersos en una competición a contrarreloj para liderar la lucha contra la Covid. El primero en cantar bingo fue Pzifer el 9 de noviembre. Este laboratorio (con una amplia financiación alemana) asegura que su vacuna, desarrollada junto a la biotecnológica BioNTech tiene una efectividad del 90%, según un primer análisis de la fase 3. Hoy, Moderna (EE. UU) se ha subido al carro anunciando que su vacuna es, incluso, más efectiva: de un 95% Como ocurrió el día que Pzifer comunicó sus buenos resultados las bolsas han experimentado una notable subida, en el IBEX 35 del 3%.

Estas dos vacunas están a la cabeza de los 200 experimentos que se están desarrollando actualmente contra la Covid. Ambas son efectivas y seguras, según aseguran sus laboratorioa. Pero, ¿ya se puede decir que una es mejor que otra? ¿Qué tienen en común? ¿En qué se diferencian?

En común: El diseño

Tanto la vacuna de Moderna como la de Pfizer-BioNTech son las llamadas vacunas de ARNm, una nueva tecnología que no usa el coronavirus en sí, sino que contiene un trozo de código genético que entrena al sistema inmunológico para reconocer la proteína punzante en la superficie del virus. También, ambas requieren dos dosis para generar la inmunidad contra el COVID-19 en el organismo, con una leve distinción: Pfizer separa las aplicaciones por 21 días, mientras que Moderna requiere un espacio de 28 días entre la primera y la segunda vacunación.

El portal “Sciende Media Centre”, que garantiza opiniones de científicos sin conflictos de intereses, ha recogido algunas tras el anuncio de Moderna. Para Eleanor Riley, profesora de inmunología y enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo, "el hecho de que dos ensayos independientes estén dando resultados muy similares es muy tranquilizador”.

La diferencia: La conservación

Aunque la tecnología ARN parece estar dando muy buenas resultados, el gran inconveniente es que las vacunas desarrolladas con este método deben conservarse a muy bajas temperaturas, un problema para su distribución a los países menos desarrollados y con menos estructuras sanitarias. En este sentido, no obstante, la vacuna de Moderna podría tener más ventajas, porque no necesita tanto frío: es estable a –20ºC, en comparación con los -70 ºC de la vacuna candidata BioNTech / Pfizer.

También, su vida útil en refrigeración común es seis veces más larga: hasta 30 días en condiciones mucho más accesibles para firmas de transporte, hospitales y farmacias o centros de vacunación. Por si fuera poco, también señalaron que las dosis pueden estar 12 horas a temperatura ambiente.