El INE desmiente a Sanidad: 80.000 muertes de más en 2020

Detecta un exceso de mortalidad que supera en 30.000 la cifra oficial

Llegada de enfermos a las Urgencias del Hospital La Paz de Madrid
Llegada de enfermos a las Urgencias del Hospital La Paz de MadridLuis DíazLa Razón

El Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúa en 80.202 personas el exceso de defunciones registradas entre el 15 de marzo, cuando comenzó la primera ola del coronavirus, y el 27 de diciembre de 2020 en relación al mismo período del año anterior. Según la estadística de defunciones que publica cada miércoles el INE, entre mediados de marzo y finales de diciembre de 2020 fallecieron en España 391.398 personas frente a las 311.196 que murieron en el mismo período de 2019. Ahora bien, «el exceso de mortalidad ya se disparó en España desde el 9 de marzo», precisa a este periódico Rafael Cascón Porres, investigador de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), por lo que el exceso de mortalidad es de 81.412 en comparación con el mismo periodo de 2019».

Si se analiza desde la semana en la que se registró la primera víctima mortal de la Covid-19, un paciente fallecido el 13 de febrero de 2020 en la Comunidad Valenciana, lo cierto es que el exceso de mortalidad se sitúa en 80.578. Es decir, siempre por encima de las 80.000 muertes de más que en 2019. De hecho, a nivel anual, este organismo contabiliza entre 491.415 y 499.768 –semana 52 (del 21 al 27 de diciembre y semana 53 (del 28 al 3 de enero), respectivamente– las personas que perdieron en 2020 la vida frente a las 414.914 de 2019, por lo que en 2020, a la espera del balance anual definitivo, hubo entre 76.501 y 84.850 defunciones de más que el año anterior.

Si bien este organismo contabiliza las defunciones por todas las causas, no sólo por la Covid-19, los datos en nada se parecen a los del Ministerio de Sanidad, que ya el pasado 31 de diciembre informó de 46.646 muertes por coronavirus, una cifra que el pasado martes ascendía ya, según los datos oficiales del departamento de Salvador Illa, a 52.683. El baile de cifras continúa. Cabe recordar que sólo entre los meses de enero y mayo el INE contabilizó 45.684 fallecidos por Covid-19 o con sospecha de haber contraído la enfermedad por el SARS-CoV-2, tal y como estipula la clasificación de la OMS. Es decir, los datos de Sanidad, son, pese a la abultada cifra, sospechosamente más que bajos.

Tampoco se parecen a las del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), que cifró en 70.703 decesos de más de los esperados los registrados durante las dos oleadas de Covid (entre el 10 de marzo al 9 de mayo y entre el 20 de julio y el 20 de diciembre). Un exceso de mortalidad que del 1 de enero al 31 de diciembre fue de 67.633 muertes de más, según el balance anual elaborado por este periódico a partir de las gráficas diarias de MoMo sujetas a revisión. Y todo ello en un año marcado por menos muertes de tráfico y gripe.