La paradoja de Semana Santa: “Me voy a Punta Cana porque no me dejan ir a mi casa de Santander”

Las restricciones de viaje en las vacaciones que vienen provocan situaciones delirantes y malestar entre los españoles: “No tiene sentido que toda Francia esté aquí de juerga”

Cristina BejaranoLa Razón

Isabel tiene planeado viajar con su marido y sus tres hijos la semana que viene a Punta Cana, en República Dominicana. Después de darle muchas vueltas, han decidido tomarse un “merecido descanso” al sol del Caribe, “ya que no nos permiten ir a nuestra casa en Santander, como hacemos todos los años”.

Las restricciones de movilidad, publicadas en el BOE del 12 de marzo y que han afectado también a la pasada festividad de San José, dejan muy claro que los españoles no podrán moverse de comunidad autónoma desde el próximo viernes 26 hasta el 9 de abril. Pero no dice nada sobre los viajes al extranjero, así que son muchos los españoles que están haciendo las maletas para irse muy lejos a hacer lo que les prohíben más cerca.

El “vacío legal”

Nos obligan a arriesgarnos y a irnos fuera para tener unos días de vacaciones, en mi familia lo hemos pasado y, además, yo estoy vacunada”, explica a LA RAZÓN Isabel. Asegura que ella llamó a la Policía Nacional para confirmar que podrá salir de viaje a través del aeropuerto de Barajas y que el agente “me vino a decir que hay un vacío legal, porque ni está prohibido, ni está permitido” en la resolución del BOE. Según ella, el policía le advirtió de que si viajara sería bajo su “responsabilidad individual”, a lo que respondió que “me siento cubierta porque todos tenemos anticuerpos”.

La posibilidad de que todo cambie mientras esta familia se encuentre de viaje “puede ocurrir igual en España y asumimos ese riesgo. También pueden cerrar de pronto Santander, no me da más miedo Punta Cana que Madrid”. ¿Y el hecho el viajar en avión, un espacio cerrado?: “No me siento más protegida en el metro o en el autobús que en el avión, donde seguro que se cumple la distancia de seguridad”.

Muchos de estos hoteles del Caribe ofrecen paquetes cerrados con vuelo y avión más una prueba PCR para el regreso a España, donde es obligatoria. Todo por 850 euros por persona y semana. Además, indican las medidas Covid que se cumplen en las instalaciones, los aforos de los distintos restaurantes dentro del complejo y la mejor hora para reservar una hamaca en la playa a la suficiente distancia de seguridad de la siguiente. Isabel cree que existen garantías suficientes de que esto se sigue a rajatabla, “más que en Madrid, donde las terrazas están a rebosar de franceses”.

Extranjeros en España

Existe un malestar creciente en la capital por el hecho de que se permita la entrada a turistas extranjeros “mientras a nosotros no nos dejan ni ir al apartamento de Gandía”. Quien así habla es Cristina, abogado madrileña que se marcha este sábado a Tulum (México), donde ha alquilado una casa con un grupo de amigos.

Son tres familias cuyos miembros “han pasado todos la Covid menos nosotros, pero no nos da más miedo contagiarnos allí que aquí”. Según Cristina, “lo que no tiene ningún sentido es que aquí venga todo París de juerga y nosotros tengamos que pagar la ineptitud del Gobierno con nuestra libertad”. Esta abogada explica que “prefiero ir a una casa que a un hotel porque solo voy a convivir con otras dos familias a las que veo con regularidad en Madrid y que, además, están inmunizadas”.

Lo cierto es que la falta de claridad del BOE sobre la posibilidad de viajar al extranjero ha generado una gran confusión, para variar, entre la población. Mientras la Policía aseguraba a este periódico que “no se puede salir de la comunidad a ningún sitio, no paran de preguntárnoslo y lo hemos consultado con instancias superiores”, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, decía lo contrario. El domingo, en el programa “El Objetivo” de La Sexta que presenta Ana Pastor, Darias aclaró que “cualquier ciudadano de este país puede ir a París, Berlín o Bruselas”.