Brackets: cuándo y qué tipo

Los especialistas sugieren una primera revisión dental a los 6 años para valorar la correcta posición de la mordida, la colocación de los dientes y para controlar el crecimiento adecuado de los huesos maxilofaciales

Es fundamental que se haga la primera revisión de ortodoncia alrededor de los 6 años
Es fundamental que se haga la primera revisión de ortodoncia alrededor de los 6 añosLa Razón

El ser humano posee 20 piezas dentales “de leche” que salen en los primeros meses de vida y comienzan a caerse entre los 6 y los 12 años, hasta dejar paso a las 32 piezas permanentes, los dientes “de hueso”: 4 caninos, 8 incisivos, 8 premolares y 12 molares. Estos dientes cumplen una función determinada a la hora de ingerir alimentos y de hablar, para lo cual deben estar correctamente colocados en la boca tanto en la arcada superior como la inferior.

Para la mayoría de los padres, el momento del desarrollo dental suele ser un tema de preocupación. ¿Cuándo debo que llevar al dentista a mi hijo? ¿necesitará brackets? ¿serán caros? Normalmente consideran que la mejor opción es visitar al ortodoncista cuando ya tienen todos los dientes definitivos, que suele ser a los 13 años. Sin embargo, “esa edad no es la mas recomendada, ya que se debe valorar desde la erupción de los primeros dientes, si es necesaria una ortodoncia infantil temprana, lo cual facilita, acorta y abarata el tratamiento y permite trabajar sobre el hueso de nuestros pacientes” asegura la doctora Rocío Ramón, ortodoncista y odontopediatra de la Unidad Dental de Quirónsalud Alicante.

Los especialistas sugieren una primera revisión dental a los 6 años para valorar la correcta posición de la mordida, la colocación de los dientes y para controlar el crecimiento adecuado de los huesos maxilofaciales. En esta primera visita, el ortodoncista comprobará si existe algún problema, y si será necesario colocar brackets en un futuro. A esa edad es mucho más fácil corregir el problema pues los huesos y piezas dentales todavía están en fase de desarrollo. Si no hay ningún problema, se aconsejan revisiones anuales de control para establecer, según cada caso, cual es el momento de comenzar el tratamiento. Los brackets, por ejemplo, se suelen colocar cuando han salido ya todos los dientes “de hueso”.

Los brackets son el sistema mas utilizado en ortodoncia, se adhieren de forma temporal sobre la cara visible del diente para conseguir la corrección de las diferentes patologías, como una mala posición de las piezas dentales o si existe desviación del maxilar o la mandíbula. La odontopediatra Rocío Ramón apunta que “los más recomendados para los niños, son los brackets metálicos con gomas de colores”.

Las ventajas de este tipo de brackets con respecto a los estéticos u otro tipo de ortodoncia son varias. La primera es el precio, bastante menor que los otros. Además, son mas resistentes “cuando tratamos a niños, que no tienen tanto cuidado con su aparato como un adulto, si se rompen, las piezas pueden pegarse tantas veces como sea necesario” asegura la especialista.

Con los brackets metálicos no hay preocupación de perder el aparato pues es un tratamiento fijo, además las gomas se cambian cada mes y como son de colores, a los niños les encantan.