¿Y si me encuentro a un oso? Normas a seguir en caso de sufrir un ataque

El ataque de un oso a una mujer en Sonande (Cangas del Narcea) hace una semana nos alerta del peligro de este animal. Hay ciertas normas a seguir en caso de sufrir un ataque.

Un oso pardo en Proaza (Asturias)
Un oso pardo en Proaza (Asturias)

La población de oso pardo está aumentando y cada vez son más los avistamientos y encuentros con el plantígrado. Siendo en principio un animal esquivo, cada vez son más los vídeos que muestran los encuentros con los osos o incluso como estos se adentran en los pueblos.

El equilibrio entre la conservación del oso y la vida rural pende de un fino hilo y cada vez son más las quejas de los vecinos de pueblos de Cangas del Narcea que ven como la ultraprotección de la fauna está acabando con su vida cotidiana. Jabalíes que destrozan huertas, lobos que merman el ganado o el ataque del oso a una mujer mientras paseaba hace una semana en Sonande (Cangas del Narcea) están colmando la paciencia de muchos vecinos de esta paradisiaca zona del interior asturiano.

Carmen, la mujer de 75 años que fue atacada por el oso, ya ha sido operada en el Hospital Universitario Central de Asturias y ahora se está recuperando lentamente en el hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea, donde fue atendida desde un primer momento.

La Patrulla Oso, dependiente del Gobierno del Principado de Asturias, en colaboración con los agentes del SEPRONA pretenden localizar al oso para comprobar su agresividad y extraerlo del medio en caso de que fuese un animal con un comportamiento agresivo.

GRAF1303. SONANDE - CANGAS DEL NARCEA, 01/06/2021.- Un agente del Seprona de la Guardia Civil inspecciona este martes las proximidades de la zona en donde el pasado domingo un oso, posiblemente un macho en celo, atacó e hirió de gravedad a una mujer de 75 años en una carretera próxima a la localidad de Sonande, en Cangas del Narcea. EFE/J.L. Cereijido
GRAF1303. SONANDE - CANGAS DEL NARCEA, 01/06/2021.- Un agente del Seprona de la Guardia Civil inspecciona este martes las proximidades de la zona en donde el pasado domingo un oso, posiblemente un macho en celo, atacó e hirió de gravedad a una mujer de 75 años en una carretera próxima a la localidad de Sonande, en Cangas del Narcea. EFE/J.L. Cereijido FOTO: J.L. Cereijido EFE

El Principado tiene planes de gestión para controlar tanto al lobo como al jabalí dentro del Parque Natural. Desde el Ayuntamiento de Cangas del Narcea afirman que el control de la población de ambas especies es una solución que se tiene que aplicar tal y como viene recogida en la normativa, a la que habría que sumar una mayor agilidad en el pago de los daños, que los animales salvajes producen sobre el ganado y los cultivos.

El equipo de Gobierno que dirige el alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez, ha presentado una moción, aprobada por unanimidad en el pleno, para pedir revertir la inclusión del lobo en el listado de especies protegidas del Ministerio. “Debemos defender el modelo de control del lobo que tiene Asturias y tienen que permitirnos aumentar el control cinegético sobre estas especies, para reducir el número de daños” afirma el alcalde.

El oso como casi cualquier animal salvaje suele evitar el enfrentamiento directo con el hombre y han de conocerse ciertos comportamientos que pueden ser de mucha ayuda para evitar ser atacados por un oso:

Intentar evitar el encuentro: cuando estemos visitando una zona que habite el oso no deben abandonarse los caminos o senderos para internarse en las zonas más escabrosas o con mayor vegetación. Estas zonas son las preferidas por los osos para pasar desapercibidos. Del mismo modo no es aconsejable seguir los rastros dejados por los osos, tampoco dejar comida abandonada que pueda atraerle ni pasear con el perro suelto. La mascota ha de ir sujeta con la correa. Si vamos en grupo, ir hablando bastará para anunciar la presencia humana al oso y que este no se aproxime.

En caso de avistar oseznos jamás debe uno acercarse a ellos, a buen seguro que la madre no estará lejos. Interponerse entre una osa y sus crías puede provocar la peor de las reacciones de este animal.

En caso de encuentro

Ante todo, hay que mantener la calma. En caso de toparse con un oso pardo no hay que gritar, los osos rugen en casos de agresión por lo que pueden entender los gritos como una amenaza y por lo tanto defenderse de la misma. Jamás se debe echar a correr ya que esto incita al oso a la persecución y pese a su corpulencia es un animal muy ágil que puede llegar a los 50 km/h en carrera. Tampoco se debe buscar refugio trepando a un árbol; los osos son muy buenos trepadores y no les costaría nada trepar para alcanzar a su presa.

La única situación en la que correr puede ser aconsejable es en caso de tener algún refugio a escasos metros como pueden ser un coche o una casa. En este caso, tirar la mochila o cualquier objeto que llevemos encima puede hacer que el oso se entretenga a examinarla y así tener suficiente tiempo para ponernos a salvo.

Lo más aconsejable en caso de encontrarse de bruces con un oso es permanecer en calma e ir retrocediendo despacio, de manera que el oso no vea en la persona una amenaza. Hay que dar espacio al animal y jamás interponerse en su camino para no taponarle la huida. Lo más probable es que el oso siga su camino y no ocurra nada.

Si el oso ataca

Si el oso se dirige hacia nosotros y vamos en grupo se aconseja juntarse y levantar los bastones. En caso de estar solo lo mejor es hacer uso de un espray anti osos. Estos aerosoles son parecidos a los de autodefensa y están compuestos por pimienta. Son productos específicos para los osos que tienen un alcance de más de 5 metros. Debe portarse siempre a mano para poder hacer uso de él en caso necesario, de nada serviría llevarlo dentro de la mochila. Aplicando pequeñas ráfagas a la zona del morro ahuyentará al animal.

En caso de estar cazando no debe dispararse el arma al aire para evitar el ataque ya que puede producir el efecto contrario. En caso de ataque un golpe o disparo en la zona del morro puede producir su huida.

Por último y en el caso extremo de que el ataque sea inevitable hay que cubrirse la cabeza con las manos, adoptar postura fetal y permanecer inmóvil, haciéndose el muerto. Evitar un zarpazo en zonas vitales puede salvar la vida.

https://www.instagram.com/sergiogomezcaza/