Los censos en la caza

La gestión cinegética moderna y eficaz requiere del uso de censos, que más allá de simples inventarios relaciona cada especie con su medio.

Cazador, caza.
FEDERACIÓN CAZA C-LM
22/05/2021
Cazador, caza. FEDERACIÓN CAZA C-LM 22/05/2021FEDERACIÓN CAZA C-LM FEDERACIÓN CAZA C-LM

La caza es uno de los recursos más importantes del medio natural, que, por su arraigo y extensión, se ha constituido como un formidable instrumento para la conservación. Las transformaciones efectuadas en su explotación y gestión la han convertido en un aprovechamiento natural renovable, con una importante repercusión económica y social, que contribuye al desarrollo del medio rural; y cuyo objetivo principal es garantizar la sostenibilidad. No obstante, las poblaciones de especies silvestres constituyen un patrimonio natural susceptible de agotamiento si se ejerce sobre ellas una presión cinegética inadecuada, resultando perjudicadas de forma directa o indirecta mediante el ejercicio de la caza.

Por ello, resulta imprescindible planificar adecuadamente la actividad venatoria, en aras de un aprovechamiento respetuoso con el medio y, por ende, con las especies existentes en cualquier terreno cinegético. En este sentido, la cuantificación o seguimiento de las poblaciones cinegéticas presentes es un aspecto fundamental si se pretende realizar un ejercicio de la caza consecuente con los principios de la sostenibilidad, el uso compatible con la capacidad del medio, la conservación, el fomento de la biodiversidad, la protección de elementos frágiles o singulares de los ecosistemas, así como el mantenimiento de formas de vida y elementos culturales para las generaciones actuales y venideras. Los esfuerzos orientados a la cuantificación de los individuos o a la estimación del tamaño poblacional de las especies presentes en cualquier terreno cinegético son una necesidad para el ejercicio de la caza en el marco actual de la conservación y mantenimiento de los ecosistemas.

La gestión cinegética integra un conjunto de técnicas y herramientas encaminadas a conseguir un aprovechamiento racional y sostenible de los recursos cinegéticos y naturales.

En la actualidad, la gestión cinegética se fundamenta en métodos científicos contrastados, presentándose como una potente herramienta para conseguir los objetivos marcados por la sostenibilidad. Puede afirmarse que se trata de la única herramienta capaz de integrar los conceptos de explotación y conservación en terrenos sujetos al aprovechamiento cinegético.

Para llevar a cabo una gestión cinegética en su sentido más estricto, resulta necesario integrar metodologías orientadas a la estimación del tamaño poblacional de las especies presentes en un coto. En este sentido, los censos cinegéticos se presentan como un elemento clave y fundamental en el marco de la gestión integral.

No obstante, el papel de los censos en la gestión cinegética no sólo se limita a la determinación o estimación del número de individuos que conforma una población; sino que plantean un amplio espectro de variables relacionadas con la ecología, distribución y dinámica de los mismos.

Así pues, para poder llevar a cabo un aprovechamiento racional y sostenible de la caza, resulta necesario realizar censos cinegéticos para conocer el estado actual de las poblaciones, respondiendo a múltiples parámetros entre los que cabe destacar el tamaño poblacional, la densidad, la estructura, la composición, la distribución espacio- temporal y el grado de desarrollo o evolución de la población objeto de estudio.

El conocimiento detallado de las características poblacionales de las especies cinegéticas presentes resulta esencial para desarrollar una correcta gestión técnica y justificada. Al menos es tanto o más importante conocer las poblaciones, como las características del territorio en el que esas poblaciones habitan.

Por lo tanto, la importancia de un censo es vital, y no debe confundirse con la de un simple conteo de animales, no es un simple inventario en el que se enumera un número de animales.

Se puede definir un censo como el estudio integral de las poblaciones presentes en terrenos cinegéticos, orientado a conocer los diferentes parámetros que determinan su abundancia y estructura, con la finalidad de determinar su estado actual y evolución.

Dicho esto, la gestión cinegética moderna debe considerar el censo como una herramienta de seguimiento periódico y continuo, capaz de reflejar la evolución de las poblaciones y establecer modelos predictivos en el desarrollo de las mismas, con el fin de garantizar la correcta toma de decisiones y la definición de una estrategia clara para la gestión.

Para la práctica de la caza en un coto, este debe tener aprobado su Plan Técnico de Caza y en el como pieza fundamental hay que crear un programa de gestión y aprovechamiento del coto. Esta es la parte fundamental del Plan Técnico de Caza ya que se determina la actuación en el coto durante el tiempo que esté en vigencia el Plan.

El programa de gestión deberá incluir una sección que hable de las posibles mejoras, otra que señale las capturas a realizar, y por último, un plan de seguimiento. Para llegar a estas conclusiones antes debe hacerse un estudio y cuantificar, censar.