Actualidad

La Policía analiza cámaras para dar con el menor discapacitado al que su madre dice que ha matado

Ponen en cuarentena el testimonio de la mujer, que padece esquizofrenia y asegura que le arrojó a un contenedor

Thumbnail

La Policía Nacional se enfrenta a una complicada investigación. Una mujer enferma crónica de esquizofrenia aseguró el pasado lunes, en pleno brote psicótico, haber matado a su hijo discapacitado para después arrojar su cuerpo a un contenedor. Los investigadores ponen en duda su versión dado las circunstancias de la mujer en el momento en el que hizo esta afirmación y porque la imposibilidad de concretar el supuesto punto donde, según ella, se deshizo del cuerpo, dificultan una investigación policial sobre el terreno. Así pues, por el momento, los agentes se centrarían en una primera fase de al investigación en el análisis de cámaras de videovigilancia y de Tráfico en varios puntos clave.

Las cámaras del Hotel Perales

Todo comenzó el pasado domingo en Morón de la Frontera (Sevilla), donde vive esta familia. Macarena, la madre, se separó de su pareja, Antonio Ángel, hace casi 14 años y se quedó con la custodia de su hijo Antonio David Barroso, que ya tiene 15 y padece una discapacidad severa que le obliga a ir en silla de ruedas y al que tienen que alimentar, lo que le convierte en una persona totalmente dependiente. El domingo, al parecer, se produce un desencuentro con Miriam, la hermana del chico e hija de Macarena. Tras varios días manteniendo una actitud extraña, según los vecinos, Macarena comenzó a sacar muebles de la vivienda e incluso llegó a cambiar la cerradura. Ese mismo día habría emprendido un viaje con el niño a Galicia y lo siguiente que se sabe de ellos es que llegan a eso de las 20:00 horas del domingo al hotel Perales de Talavera de la Reina (Toledo) para descansar un poco antes de, supuestamente, proseguir su camino hacia Galicia. Allí es la última vez que ven a madre e hijo con vida. La mujer habría comunicado en recepción que solo iban a descansar unas horas y, efectivamente, a primera hora de la madrugada abandona el hotel. Se desconoce si en ese momento el pequeño seguía con vida y los investigadores están centrados en analizar la habitación donde pasaron aquellas horas cruciales y las cámaras de alrededor del establecimiento ya que el mismo no tendría, según fuentes cercanas. Creen que Macarena habría introducido a su hijo con la silla de ruedas en su coche y se marchó. Uno de los problemas para averiguar qué pudo ocurrir es que las lunas traseras del vehículo son tintadas -según explica el presidente de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills-, por lo que las cámaras que pudieron captar al vehículo saliendo de esta localidad toledana no podrán determinar en qué momento el niño deja de ir en el coche de su madre. Lo que es seguro es que cuando la Guardia Civil la paró ya no estaba el niño ni la silla.

Un contenedor del sur de Madrid

Según el testimonio de la mujer, tras matar a su hijo se deshizo del cuerpo en un contenedor del “sur de Madrid”, algo que la Policía pone en duda y que tendrán que tratar de un área para poder comenzar a buscar en el algún punto, si es que cuando se encuentre en condiciones de hablar con la Policía mantiene esta versión. El siguiente punto donde se la ve ya solo a ella es en una gasolinera de Segovia situada en el kilómetro 130 de la A-1. No parece que sea la ruta hacia Galicia pero es en esa zona donde ella parece que tienen un problema con su coche (se queda sin gasolina o tiene alguna avería) y son los propios empleados de la estación de servicio quienes llaman a la Guardia Civil tras encontrar a la mujer “desorientada” y claramente fuera de sus cabales probablemente en pleno brote psicótico. Los agentes llaman a la hija de la mujer al ver su estado de salud y es ella quien les pregunta si no está también con ellos su hermano discapacitado. Macarena confiesa a los agentes que le ha matado o que “se le había muerto” y que ha arrojado su cuerpo a un contenedor. Tras dar el aviso pertinente a todas las unidades, la mujer es ingresada en la unidad de Psiquiatría del hospital de Valladolid, según fuentes cercanas, y el padre del menor interpuso una denuncia por desaparición ante la Policía Nacional de Sevilla, que ya está realizando una inspección ocular en el domicilio de Morón donde residían.

A la espera de que su declaración

Es por eso que la investigación la ha asumido el Grupo de Homicidios de Sevilla, según un portavoz de la Jefatura provincial, aunque ya se están realizando gestiones en diferentes puntos del territorio nacional para tratar de dar con el paradero del menor. Los investigadores confían ahora en que, cuando los médicos determine que la mujer ya se encuentra estabilizada, poder hablar con ella para ver si mantiene su versión y, de ser así, si puede concretar algún extremo de su confesión, o, por el contrario, no es cierto lo que dijo.

Desaparecido FOTO: Antonio Cruz

“Todo es una trampa de mi madre”

En este sentido resulta llamativa la carta que difundió esta mañana Miriam, pidiendo colaboración para encontrar a su hermano y asegurando que todo se trataba de una “trampa” de su madre. La chica asegura que están “con los corazones encogidos porque ese niño es un niño querido por todos”. “Al ser su hermana yo digo que todo esto es una trampa de mi madre y que nos está engañando a todos. Tampoco puedo afirmar a ciencia cierta que lo que yo diga sea verdad”. Miriam asegura que solo piden ayuda para encontrar a Antonio David por “cielo y tierra” y solicita que “quien sea que haya visto a los dos en alguna otra ocasión en otro lado, antes o después, por favor que se nos comunique. Lo suplicamos, cualquier detalle es bueno. Estamos con David, quiero pensar que mi ángel de guarda, que es mi hermano, va a volver con su familia”.

Alerta difundida

Para el portavoz de SOS Desaparecidos, Joaquín Amills, se trata de una desaparición “muy preocupante”. Desde su asociación se ha difundido la alerta para que, si alguien le ha visto, se ponga en contacto con ellos o con la Policía. Él, que está en contacto con el padre del niño asegura que la familia está devastada y que les está superando la situación. Hasta ahora, a pesar de la enfermedad de Macarena, aseguran que “nunca imaginó” que pudiera hacerle nada al niño porque “para ella su hijo lo era todo”.