¿Es delito asesinar a alguien en el espacio?

La falta de soberanía más allá de la troposfera plantea dudas acerca de las infracciones ejecutadas

Un astronauta
Un astronauta

Hemos visto cientos de asesinatos a lo largo de nuestra vida en naves epaciales. Solo hace falta recordar alguna escena de Star Wars y visualizar en nuestra mente como, mediante con una espada láser o un bláster, alguien era ejecutado en el espacio.

En ellas, además, se incumplen otras legalidades que si fuesen en un estado de derecho serían penalizadas. Pero, en pleno siglo XXI, debemos empezar a pensar que algunos delitos podrían producirse fuera de nuestras fronteras, incluso más allá, en el espacio.

Los astronautas no son un invento reciente, pues muchos se han convertido en héroes para varios países como Estados Unidos. Esos hombres y mujeres encargados de inverstigar en el espacio exterior, soportando presiones inimaginables y estando, en muchas ocasiones, alejados por mucho tiempo de el resto de los seres humanos.

Estos, son entrenados para soportar todo tipo de adversidades, desde el despegue hasta el aterrizaje, pasando por su estancia en el espacio, cualquier cosa puede ocurrir. Así, su formación se extendía por varios meses hasta que podían viajar y convertirse en astronautas.

Todo esto ha cambiado con la llegada de los viajes espaciales. Ahora, por un “módico” precio, cualquiera puede viajar durante unos minutos e, incluso, está previsto que los viajes turísticos a la luna se empiecen a realizar en 2024.

Crímenes espaciales

En la actualidad ya son tres compañías las que ofrecen viajar al espacio Blue Origin, Space X y Virgin Galactic. Gracias a estas empresas y a las que puedan aparecer en un futuro, aquellos con una chequera considerable pueden pasar un rato en el espacio. Así, el astronauta ya puede ser cualquiera que disponga de una cantidad considerable de dinero.

Ante este aumento de personas que irán al espacio, como el famoso capitán Kirk de la saga Star Trek, se incrementan las posibilidades de que alguien cometa un delito. Pero esto presenta unas dudas legales a muchos, pues no se sabe de quién es el espacio.

Aunque en la Estación Espacial Internacional no hayan armas, todos somos conscientes de como el ser humano es capaz de cometer delitos con cualquier instrumento. Un hormiguero de cristal para experimentos, por ejemplo, puede conseguirse en un objeto con el que ejecutar a otra persona.

Como ya se ha mencionado anteriormente el espacio es muy solitario. La monotonía se apodera de los que viven allí, por ejemplo, no hay días y noches como en la Tierra lo que transforma la estancia en repetitiva. Para poder imaginar esto, solo debemos recordar el confinamiento y los problemas derivados de este.

Aunque aun, por fortuna, no haya ocurrido ningún delito espacial y que los turistas están apenas unos minutos, si es cierto que si esto aumenta la probabilidad también. En caso de que esto ocurriese, ¿sería delito?

En el caso del espacio ocurre como en el derecho de aguas internacionales. Los territorios que no forman parte de ninguna soberanía cuentan con una jurisdicción especial, aunque si alguien piensa que quedaría impune por un delito espacial se equivoca.

La cuestión reside en que aunque no pertenezcan a ningún país si estarán regulados. Según el Artículo VIII del Tratado del Espacio Exterior que se firmó el año 1967 por todos las países con objetos en el espacio, incluido España, ya recogía estas premisas.

Así, todas las naves, cohetes, satélites, estaciónes espaciales, sondas o robots terrestres son responsabilidad de aquel país donde están registrados o matriculados los vehículos. Esto es algo similar a lo que ocurre si se comete un delito en un avión mientras cruza aguas internacionales.

Por lo tanto, aquellas infracciones que se realicen en el espacio serán juzgadas por las autoridades a las cuales pertenezca el vehículo. En el caso de la Estación Espacial Internacional que esta formada por módulos de distintos países, se juzgará donde se haya cometido el delito.

Aunque no tengan un vacío legal si que cabe destacar un hecho. Cualquier delito espacial será mucho más difícil de investigar por lo que los infractores contaran con ventajas o más tiempo para tramar, todo es más complicado en el espacio exterior.