Tetanalgesia, otro beneficio que seguro desconocías de la lactancia materna

Las bondades del amamantamiento son reconocidas mundialmente, sin embargo, la recomendación de que se realice durante procedimientos clínicos cómo la vacunación es reciente. ¿De qué se trata?

Lactancia materna
Lactancia materna FOTO: Dreamstime Dreamstime

El hecho de amamantar a un hijo no solo es alimento, también el pecho reconforta a los bebés y niños pequeños que toman lactancia materna. Es su consuelo, les provoca un especial efecto balsámico ante situaciones desagradables o costosas como puede ser el pinchazo de una vacuna, por ejemplo.

Pero no es algo novedoso. Se trata de una técnica que se conoce desde hace siglos realmente y que las madres que dan el pecho a sus hijos ya conocen. Se le denomina en la jerga coloquial como la ‘tetanalgesia’, y representa, según defiende la Asociación Española de Pediatría (AEP), una propiedad muy beneficiosa, y “no siempre suficientemente aprovechada”, de la lactancia materna, así como “un remedio natural eficaz frente al dolor, especialmente en el bebé de más corta edad”.

“Los bebés cuando están cogidos al pecho están distraídos, y como bien hemos dicho anteriormente, no es que no les vaya a doler, si no que la intensidad del dolor y la duración del mismo es mucho menor. Cuando lloran en seguida vuelven a ponerse al pecho y se les pasa”, explican desde la consulta de enfermería pediátrica del Hospital Quirónsalud San José de Madrid.

Estas especialistas en lactancia materna destacan que los beneficios no solo son para el bebé (consuelo, alivio aparente e inmediato del dolor); sino también para la madre, a quien le ayuda a mantener una actitud activa ante los problemas de su bebé, a la par que le aporta más confianza en su capacidad de cuidado y en la lactancia natural. “Es una técnica beneficiosa para las madres, ya que les ayuda a sentirse más útiles, y a dominar más la situación, y eso es importante porque si la madre está tranquila, se lo va a transmitir al bebe”, aclaran.

Igualmente, de la Asociación Española de Pediatría resaltan las ventajas de la tetanalgesia para el profesional sanitario, ya que por ejemplo, en el caso de los recién nacidos, facilita la supervisión de una toma para verificar la técnica de amamantamiento y así corregir posibles errores y reforzar a la madre.

Técnica muy útil frente a un pinchazo

Por otro lado, las especialistas de Quirónsalud San José subrayan que la tetanalgesia “no es algo milagroso”, ya que el dolor no va a desaparecer por completo a pesar de que se le pone al pecho al bebé durante la inyección por ejemplo, pero reconocen que sí es una gran ayuda y un consuelo para los bebés, por lo que siempre aconsejan realizarla e intentan incluirla en todos los procedimientos dolorosos.

“Es un acto muy sencillo que les ayuda mucho. La tetanalgesia es el efecto calmante que se produce cuando amamantas al bebé. Es un tipo de analgesia no farmacológica que consiste en la aportación de leche materna para conseguir este efecto calmante. Es cierto que un pinchazo siempre va a doler, hagas lo que hagas, pero hace unos años la OMS publicó de manera oficial este concepto, y aseguró que la duración del llanto se reduce hasta en 38 segundos”, reconocen las expertas en lactancia materna de Quirónsalud.

Así, insisten en que el regazo materno siempre proporciona protección y calor, “es un sitio seguro y cómodo para el bebé”, y por tanto, disminuye los signos externos. “La técnica la solemos realizar antes de pinchar, siempre se intenta que el niño agarre el pecho primero, empiece a mamar, se sienta cómodo y entonces es cuando aprovechamos a realizar la molesta acción”, añaden las enfermeras.

También suele emplearse como medida de analgesia no farmacológica ante maniobras médicas dolorosas en los bebés, como las vacunaciones antes mencionadas, pero también frente a la prueba del talón, o en las extracciones sanguíneas.

¿Asociar el pecho con algo que cause dolor?

En última instancia, llaman la atención sobre una duda muy generaliza: el tema de asociar el pecho como a algo negativo que cause dolor. Según argumentan las expertas de la consulta de enfermería pediátrica del Hospital Quirónsalud San José, no hay ningún estudio que avale esto, ni hay mucha información acerca del tema, pero para asociar algo, como una causa-efecto, debe haber una rutina, por lo que al tratarse de una alternativa puntual, no debemos tener dudas al respecto.

“En este caso, cuando él bebe acude al hospital, afortunadamente no lo hace de una manera continua y muy prolongada como para que puedan llegar a asociarlo como algo negativo. Esto es algo que intentamos explicar siempre en nuestra consulta, ya que hay muchas madres reacias a hacer la tetanalgesia precisamente por esta razón”, agregan las expertas.

Un sistema eficaz

Desde el Comité Asesor de Vacunas de la AEP refieren sobre la tetanalgesia que representa una técnica que permite aprovechar el efecto analgésico y de alivio que supone el amamantamiento antes, durante y después de las inyecciones vacunales.

Defienden en este sentido que las vacunaciones infantiles y la lactancia materna son las actividades preventivas “más efectivas” que se promocionan y aplican en la edad pediátrica.

“La tetanalgesia es un sistema cómodo y eficaz, que aprovecha la suma de la succión, la ingestión de una sustancia dulce (la leche humana lo es), la distracción y el abrazo materno y, quizás también, la presencia de algunas sustancias con propiedades analgésicas, contenidas en la propia leche materna. El efecto aparente es mayor cuanto menor es la edad del lactante, pero siempre es una opción útil y segura”, aseguran los pediatras.