Europa

¿Podría España sufrir un “gran apagón” como vaticina Austria?

Las palabras de la ministra austríaca Klaudia Tanner sobre un posible “blackout” en Europa ha puesto en tela de juicio la red eléctrica europea, entre las que se encuentra la española

Hombre alumbrando con la linterna durante un fallo eléctrico
Hombre alumbrando con la linterna durante un fallo eléctricoRAYNER PENA REFE

El escenario prácticamente apocalíptico que llegó con la pandemia del coronavirus nos ha hecho ver que la vida tal y como la conocemos puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Esto ha producido que países como Austria, comiencen a trabajar en otros escenarios donde la humanidad se enfrente a graves problemas que pongan en peligro su estabilidad económica y social, como por ejemplo, los apagones generalizados. La ministra de Defensa austríaca, Klaudia Tanner, aseguró el pasado lunes que la cuestión no era si se produciría un apagón, sino que la pregunta es cuándo. La ministra aseguró que existe una alta posibilidad de que se produzca un apagón eléctrico que afecte a todo tipo de servicios. Según ha expresado Tanner, en base a unos ejercicios realizados por el ejercito, el apagón no solo tendría lugar en Austria, sino que se extendería a toda Europa, por lo que sería conveniente concienciar a la población y tener claro un procedimiento de actuación frente a un “gran apagón”. Además, según afirman los medios de comunicación austríacos, no es la primera vez que el ejército acierta en una predicción de este tipo. En 2017 ya hablaron de una posible pandemia que paralizaría el mundo en la próxima década, y todos sabemos como ha acabado eso. Por ello, las alarmantes palabras de Tanner han causado que nos preguntemos si España se vería afectada por ese “gran apagón” y en qué medida.

¿Qué pasaría en Europa?

Una de las cosas buenas que tiene la red eléctrica europea es que es el resultado de un proceso de varios sistemas aislados y esto complica mucho los apagones globales. Los problemas de los estados miembros de la UE pueden aliviarse mediante “rescates” eléctricos de los países vecinos, por lo que nunca habrá cortes generales. Europa está dividida en múltiples regiones en materia de red eléctrica, en otras palabras, está diversificada, por lo que debería producirse un caos total en el mundo, para que no pudiera asegurarse el suministro en Europa. Estas regiones son: la región Europea Continental, la Báltica, la Nórdica, la Británica y la Irlandesa, además de los sistemas aislados de Chipre e Islandia.

El colapso de la red solo se daría en Europa si países como Rusia o Arabia Saudí cerraran el suministro de gas completamente. Debido al cierre de centrales térmicas de carbón, si nos quedamos sin suministro de gas, es posible que llegara a producirse. Por otra parte, esta situación no podrá ser producida debido a una catástrofe natural o a causas meteorológicas adversas gracias a la ya mencionada diversificación, que existe precisamente para prevenir este tipo de situaciones.

Dos niños estudian con la luz de móvil durante un apagón
Dos niños estudian con la luz de móvil durante un apagón

¿Y en España?

La respuesta es que, en un principio, se vería poco afectada, ya que las interconexiones de nuestro país con el resto de Europa son muy escasas. El suministro a España llega en su inmensa mayoría desde Argelia, un 25% del gas importado, y a pesar de las tensiones que se están viviendo con Marruecos por las que España se enfrenta a potenciales graves riesgos de suministro de gas a las puertas del invierno con el cierre del gasoducto del Magreb, solo si este suministro llegara a cero, podría haber problemas. Además, debido a que nuestras conexiones con Francia solo cubrirían un 10% de ese suministro, la colaboración europea no paliaría el problema. Y, aunque en España hay instalados más de 100.000 megavatios (MW) de potencia repartidos en multitud de centrales nucleares, hidroeléctricas, renovables y gas, estamos muy lejos de ser autosuficientes.

Por último, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares ha subrayado en varias ocasiones que “hay muchas formas de transportar el gas” a España como gas natural licuado (GNL). En concreto, Enagás, en calidad de Gestor Técnico del Sistema gasista (GTS), ha adjudicado 23 slots adicionales para los próximos doce meses en la segunda subasta extraordinaria de slots para la descarga de barcos metaneros de gas natural licuado (GNL).