La Sanidad acumula un déficit de 29.354 profesionales

CSIF denuncia que los centros de salud apenas contaban con un 79% de su plantilla en diciembre

Dos trabajadoras sanitarias realizan un test de antígenos en un cribado poblacional en el pabellón de deportes Paco Paz (Orense, Galicia)
Dos trabajadoras sanitarias realizan un test de antígenos en un cribado poblacional en el pabellón de deportes Paco Paz (Orense, Galicia) FOTO: Brais Lorenzo EFE

La Sanidad española está afrontando la sexta ola de la pandemia con un déficit de 29.354 profesionales, ya que sólo se han cubierto la mitad de los contratos rescindidos desde el mes de septiembre. Así lo asegura la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), en base a los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social que se hicieron públicos ayer.

La organización, presidida por Miguel Borra, advirtió de que el pasado diciembre, coincidiendo con la eclosión de contagios provocados por la variante Ómicron, se produjeron un total de 29.182 contratos en la Sanidad. «Sin embargo, estas contrataciones no compensan las 58.536 bajas registradas en la Seguridad Social desde septiembre», asegura CSIF en un comunicado, en el que añade que, durante ese mes, se perdieron 13.311 empleos; en octubre 36.252; en noviembre 8.973 y en diciembre se ganaron los 29.182 ya mencionados. La central denuncia la, a su juicio, «grave irresponsabilidad de las diferentes administraciones, teniendo en cuenta la situación límite en la que se encuentra la atención primaria, el incremento de la presión asistencial en los hospitales, la campaña de vacunación y las enfermedades asociadas a esta época del año». A ello, añade que «las plantillas están sufriendo también bajas por contagios».

La organización pide un plan de contingencia urgente y que todos los contratos de refuerzo por covid se incorporen a las plantillas estructurales de los centros, «con vocación de permanencia». Según el estudio que realizaron en diciembre sobre la cobertura de las plantillas de los centros de salud, de media sólo se encontraba trabajando el 79,19% de la asignada, «y eso contando con presuntos refuerzos en plena sexta ola». CSIF denuncia, además, la falta de financiación y sobrecarga de trabajo que sufre este nivel asistencial desde hace años. En concreto, apunta, se destina de media un 14% del gasto sanitario total por autonomías, muy alejado del 25% recomendado.

Por otro lado, las vocalías de atención primaria, urbana y rural del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos pidieron ayer a las administraciones sanitarias que se reduzca la carga burocrática que no tenga repercusión clínica, para así aliviar la primaria. Se trata de una demanda planteada de manera recurrente en diferentes foros de profesionales. Alude, por ejemplo, a la gestión de la incapacidad temporal tanto por contagio como por aislamiento, que, en su opinión, es un acto que aumenta la burocracia y que no aporta beneficios al paciente.

Instan por ello a que se emita el parte de baja y alta en un mismo acto médico o que la misma declaración obligatoria de la enfermedad se considere documento suficiente como baja y alta laboral.