La Corte Suprema, escéptica sobre la obligatoriedad de la vacunación en EE UU

Seis jueces creen que Biden se extralimitó al querer imponerla en las empresas

El secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, habla desde una sala del Departamento de Estado de Washinton
El secretario de Estado de EE UU, Antony Blinken, habla desde una sala del Departamento de Estado de Washinton FOTO: Andrew Harnik AP

La mayoría conservadora de la Corte Suprema ha mostrado su escepticismo sobre la autoridad del gobierno de Biden para imponer un requisito de vacunas o pruebas a los grandes empleadores del país. El tribunal también ha analizado los argumentos sobre un mandato de vacuna separado para la mayoría de los trabajadores de la salud. Los argumentos en los dos casos se producen en un momento de aumento de los casos de coronavirus debido a la variante Ómicron, y la decisión del viernes de siete jueces de usar máscaras por primera vez mientras escucha los argumentos reflejó la nueva fase de la pandemia.

La jueza Sonia Sotomayor, diabética desde la infancia, ni siquiera apareció en la sala del tribunal, eligiendo permanecer en su oficina en el tribunal y participar de forma remota. Dos abogados, que representan a Ohio y Louisiana, argumentaron por teléfono después de las recientes pruebas positivas de COVID-19, dijeron funcionarios estatales. Pero las circunstancias de COVID no parecieron pesar más que las opiniones de los seis conservadores de la corte de que la administración se extralimitó en su autoridad en su requisito de vacunas o pruebas para empresas con al menos 100 empleados.

``Esto es algo que el gobierno federal nunca ha hecho antes‘’, dijo el presidente del Tribunal Supremo John Roberts, arrojando dudas sobre el argumento de la administración de que una ley establecida desde hace medio siglo, la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional, confiere una autoridad tan amplia. Roberts y los jueces Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett probablemente tengan la clave del resultado en ambos casos, ya que han sido más receptivos a los requisitos de vacunas a nivel estatal que los otros tres jueces conservadores. Barrett y Kavanaugh también tenían preguntas difíciles para la procuradora general Elizabeth Prelogar, la principal abogada de la Corte Suprema de la administración, informa Ap.