¿Es seguro cargar el teléfono móvil durante la noche? Los mejores consejos para prolongar la duración de las baterías

Aunque es un hábito muy común, la mayoría desconoce si es bueno para la salud de nuestra batería o por el contrario puede hacer afectar al funcionamiento de nuestro dispositivo

Los Ferrocarrils de la Generalitat incorporan enchufes para cargar dispositivos móviles y ordenadores
Los Ferrocarrils de la Generalitat incorporan enchufes para cargar dispositivos móviles y ordenadores

La vida útil de las baterías de nuestros dispositivos móviles no se basa únicamente en la fecha de ensamblaje de la misma. Hay muchos otros factores, entre los que destacan las fluctuaciones extremas de temperatura y nuestros hábitos de carga. Y, en base a estas costumbres, algunas personas temen “sobrecargar” la batería de su teléfono inteligente. Una preocupación relativamente justificada, ya que hace solo unos años que algunos Galaxy Note 7 de Samsung se incendiaron debido a problemas con la batería. No obstante, a menos que un dispositivo tenga algún defecto de fabricación grave, es poco probable que esto pase. El problema es que si realizamos una pequeña investigación sobre el tema, podremos encontrar opiniones diametralmente opuestas. Así que, desde LA RAZÓN, le presentamos los mitos y verdades de la carga de teléfonos iPhone o Android, en particular cuando se enchufa durante la noche.

La sobrecarga

Un dispositivo Samsung afectado por la explosión de la batería
Un dispositivo Samsung afectado por la explosión de la batería

La cantidad de carga que ingresa a nuestros dispositivos no debería ser un problema, ya que la mayoría son lo suficientemente inteligentes como para dejar de cargar una vez que la batería esté completa, recargando según sea necesario para mantenerse al 100% el resto del tiempo que lo tengamos cargando. El único problema que puede hacer que el rendimiento de carga baje, ocurre cuando la batería se sobrecalienta, ya que un calor excesivo puede causar daños al terminal. Para evitar esto, es mejor quitar cualquier funda o carcasa cuando lo carguemos durante la noche. Asimismo, es conveniente dejar el teléfono sobre una superficie plana y dura para que el calor se disipe fácilmente.

Uno de los problemas a los que nos podemos enfrentar a la hora de cargar nuestro terminal, es la gran rapidez con la que se cargan los dispositivos de nueva generación. Una solución para ralentizar el tiempo que tardan los dispositivos en alcanzar el 100%, es utilizar un cargador inalámbrico, ya que estos dispositivos no utilizan tanta energía para recargar las baterías, lo que hace que tarden más tiempo en realizar una carga completa.

¿Frío o calor?

Termómetro marca 42 grados en Sevilla
Termómetro marca 42 grados en Sevilla

La mayoría de los dispositivos están diseñados para funcionar en un amplio rango de temperaturas, entre 16 y 22 grados. Sin embargo, exponer nuestros dispositivos a altas temperaturas, por encima de los 35 grados, de manera habitual, podrían dañarlos. Si esto llegara a suceder, los terminales de Apple, por ejemplo, se “apagarántemporalmente hasta que la temperatura vuelva a valores normales. Del mismo modo que tratan de evitar dichas temperaturas con esos sistemas de seguridad, las compañías recomiendan no cargar los dispositivos a altas temperaturas ambientales, ya que pueden dañarse gravemente. Afortunadamente, no ocurre lo mismo con las bajas temperaturas, dado que las baterías de litio están mucho más preparadas para lidiar con el frío. Lo que si podemos notar es un descenso en el rendimiento de la misma, sin embargo, esto suele ser temporal y la productividad del terminal debería volver a su estado normal una vez que regresemos a zonas más cálidas.

Memoria de la batería

La poca duración de las baterías es una de las asignaturas pendientes de muchos aparatos electrónicos
La poca duración de las baterías es una de las asignaturas pendientes de muchos aparatos electrónicos

La memoria de la batería es un concepto bastante antiguo que se aplicaba más a las baterías de níquel-cadmio antiguas que a las unidades modernas de iones de litio. Por lo tanto, aunque antes era mejor dejar que la batería se disipara por completo antes de cargarla, ahora debemos hacer lo contrario. Es mejor mantener una batería de iones de litio entre un 50 y un 80% de carga para prolongar su vida útil. Así pues, cargar en ráfagas cortas durante el día es probablemente la mejor manera de mantener su rendimiento a corto y largo plazo.

Asimismo, tanto Android como iOS permiten usar modos de bajo consumo para prolongar la duración de las batería durante el día, lo que le permite conservar aún más su vida útil.

Cargadores oficiales

Uno de los nuevos cargadores de la marca Hama
Uno de los nuevos cargadores de la marca Hama

Aunque es cierto que se puede usar cualquier tipo de cargador, es mejor usar uno oficial. Los cargadores de las grandes marcas han sido revisados una y otra vez para garantizar una carga óptima y, lo que es más importante, constante. Por lo que es importante que sepamos que, una vez que comencemos a usar cargadores de terceros, estaremos entrando en un territorio arriesgado donde podemos terminar dañando la batería de nuestro terminal sin darnos cuenta.

Ciclos de carga

Un cargador portátil inalámbrico
Un cargador portátil inalámbrico FOTO: AliExpress

Las batería de iones de litio tienen un número limitado de ciclos de carga, por lo que es mejor no gastarlos. Por ello, para mantener el rendimiento de nuestra batería el máximo tiempo posible, en lugar de dejar que nuestro portátil, tablet o teléfono muera por completo para luego cargarlos desde cero, es mejor mantener la batería cargada con ráfagas cortas, en lugar de un ciclo completo. Si usamos ciclos de carga completos, la batería deja de cargarse antes y se consume cada vez más rápido a medida que se descompone. Los usuarios de iPhone, por ejemplo, tienen una función en iOS que les indicará el estado de su batería y si deben reemplazarla.