Alerta sanitaria: estos son los grupos de riesgo ante la viruela del mono

El doctor Juan José Badiola muestra su preocupación ante el aumento de casos y señala qué personas pueden tener complicaciones por la enfermedad

Imagen de microscopio proporcionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que muestra viriones maduros de viruela del mono
Imagen de microscopio proporcionada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que muestra viriones maduros de viruela del mono AP

La última alerta sanitaria, la de la viruela del mono, sigue sumando casos. Según el Ministerio de Sanidad, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) comunicó, hasta el miércoles, un total de 59 casos positivos de viruela no humana (orthopoxvirus), de los cuales 20 se han confirmado como viruela del mono tras la secuenciación parcial del virus, mientras que decenas está a la espera de resultados. La Comunidad de Madrid, con al menos 51 casos, registra hasta el momento el mayor brote. La enfermedad es endémica desde hace al menos 40 años en países de África occidental y central, y aunque con anterioridad se habían registrado casos en otras regiones, vinculados hasta entonces siempre a personas que habían viajado al continente africano, ésta es la primera vez que se observa un brote tan extendido.

La experta Rosamund Lewis, del departamento de viruela de la OMS, subrayó en una rueda de prensa que por ahora los focos de contagio son pequeños (familias, grupos de conocidos), ya que la principal vía de transmisión es el contacto estrecho, por lo que el riesgo para la población en general es “bajo”. Los síntomas de la enfermedad pueden incluir fiebre, inflamación de los nódulos linfáticos, dolores de cabeza, cansancio muscular y erupciones cutáneas en cara, manos, pies, ojos o genitales. Lewis recomendó a quienes desarrollen estos síntomas consultar a profesionales sanitarios, aislamiento en el domicilio y evitar el contacto físico con otras personas.

La vacuna contra la viruela convencional, una enfermedad de mayor gravedad, probó ser eficaz en un 85 % contra la viruela del mono. Sin embargo, la mayoría de las generaciones más jóvenes no están vacunadas contra la viruela, que se consideró erradicada a nivel global hace ya cuatro décadas, por lo que se detuvieron sus campañas de inmunización y hoy Lewis reconoció que las existencias de vacunas antiviruela en el mundo actualmente son “limitadas”.

En este escenario, se prevé que los contagios sigan aumentando. Y aunque las autoridades sanitarias recalcan que no va a ser una pandemia, como ha sido la de la Covid-19, la explosión de casos durante estas últimas horas inquieta bastante. Así lo ha asegurado el doctor Juan José Badiola en el programa Más Vale Tarde de La Sexta que reconoce lo que está sucediendo no es lo habitual. “Algo ha ocurrido en esta transmisión que no sabemos todavía, que sabremos en los próximos días cuando se interrogue a todas las personas infectadas, que ha permitido esta expansión que es grande. Es un brote de alta magnitud en una enfermedad que ya sabemos que tiene fuerte limitación en cuanto al contagio”.

Preguntado acerca de si hay una población concreta de riesgo ante esta enfermedad, el médico señala que las personas que han recibido la vacuna humana contra la viruela no corren ningún riesgo. No obstante, señala que hay una población concreta que está más expuesta a tener complicaciones. Badiola hace referencia a África, donde la viruela del mono se considera endémica, “Allí se consideran personas de riesgo a los niños y a las embarazadas y a las personas jóvenes”. Pero, teniendo en cuenta este brote, apunta directamente a las “las personas que tengan un estado inmunológico deficiente”.

En cuanto a la letalidad de la enfermedad, señala que en África está calculada entre 1 y 10%, aunque muchos de esos casos mortales corresponden a niños cuyas pústulas se han contaminado y no han podido ser tratados con antibióticos y han desarrollando una septicemia. No obstante, el médico considera que en Europa esto es “altamente improbable” porque aunque no hay medicamentos específicos contra la viruela del mono, contamos con medicamentos de soporte que controla el riesgo, aunque insiste: “Una persona con nivel inmunitario bajo tiene que tener cuidado”.