¿Cuáles son las canciones favoritas de los psicópatas?

El director de esta investigación de la Universidad de Nueva York sostiene que es necesaria “una herramienta para identificar a los psicópatas sin su cooperación o consentimiento”

Anthony Hopkins en el papel del doctor Hannibal Lecter
Anthony Hopkins en el papel del doctor Hannibal Lecter FOTO: Tak Fujimoto Creative Commons

Con frecuencia infravaloramos el peso que realmente tiene la psicopatía en nuestra sociedad. Recibimos infinidad de noticias sobre asesinatos, violaciones y maltratos de todo tipo... y automáticamente pensamos que el victimario actúa por motivos lógicos... por motivos que podamos llegar a comprender. Solemos buscar la explicación (que no la justificación) en alguna anomalía en sus circunstancias y en su entorno… como una educación defectuosa o en el abuso de drogas, por ejemplo.

Hannibal Lecter es uno de los psicópatas más reconocibles de la historia del cine. Aunque esta asociación puede dar lugar a muchos malentendidos sobre lo que es realmente la psicopatía
Hannibal Lecter es uno de los psicópatas más reconocibles de la historia del cine. Aunque esta asociación puede dar lugar a muchos malentendidos sobre lo que es realmente la psicopatía

Sin embargo, hay ocasiones en las que la realidad es mucho más desconcertante. A veces no hay un motivo ajeno a la propia naturaleza del agresor. Es posible que se trate de una persona psicópata… que no experimenta ningún tipo de empatía o compasión hacia el dolor o el sufrimiento ajeno.

El profesor Robert D. Hare (que es uno de los mayores expertos en las complejidades de la psicopatía en el mundo) estima que en torno al 1% de la población mundial es “depredadora de su propia especie”. Otros estudios han demostrado que esa cifra se multiplica por 15 o por 25, si de lo que estamos hablando es de la población reclusa. Para ponerlo en su justa perspectiva: si esas cifras fueran ciertas, estaríamos hablando de que en España -a día de hoy- tendríamos en torno a los 6.500 o los 11.000 psicópatas entre rejas.

Ahora bien, esos serían los psicópatas a los que habríamos identificado y para los que estaríamos -más o menos- preparados. Pero si las estimaciones del profesor Robert D.Hare fuesen reales y -efectivamente- una de cada 100 personas mostrase rasgos claramente psicopáticos... estaríamos hablando de que en España (donde somos más o menos 47,35 millones) habría -nada más y nada menos- que 473.500 psicópatas. Es decir, que habría -al menos- 462.500 psicópatas que pasarían absolutamente desapercibidos entre nosotros... quién sabe, quizás los psicópatas seamos nosotros mismos y ni siquiera lo sabemos.

¿Cuántos psicópatas entre nosotros?

La realidad es que todas estas estimaciones se mueven en una nebulosa de incertidumbre. Los estudios más exhaustivos sobre el tema suelen realizase en ambientes penitenciarios; donde no se puede extraer un universo verdaderamente representativo de la sociedad… que permita extrapolar los datos al conjunto de la población.

De acuerdo con los expertos, la mayoría de los psicópatas no son criminales, sino que pasan absolutamente desapercibidos en la sociedad. Es lo que se conoce como psicópatas subclínicos o integrados. La diferencia fundamental entre los psicópatas criminales y los psicópatas integrados es la concreta comisión de un ilícito penal, como un homicidio o una agresión sexual. Pero ambos tipos de psicópata tienen -esencialmente- las mismas características emocionales y de personalidad.

De acuerdo con los expertos, alrededor de un 1% de la población mundial presenta rasgos claramente psicopáticos
De acuerdo con los expertos, alrededor de un 1% de la población mundial presenta rasgos claramente psicopáticos FOTO: mir_ical

El hecho de que estas personas no hayan exteriorizado o manifestado con un comportamiento delictivo su naturaleza, hace que sea francamente complicado que lleguen a ser diagnosticados en algún momento de su vida. Pero, ¿y si el particular funcionamiento del cerebro de los psicópatas provocase que estos reaccionasen de una forma diferente al resto de la población al escuchar una canción u otra?, ¿y si pudiéramos afirmar que existen canciones que le resultan mucho más placenteras a la gente sin empatía?

La lista de reproducción favorita de los psicópatas

Esto es lo que se plantearon unos investigadores de la Universidad de Nueva York, que reunieron a 200 voluntarios entre los estudiantes de psicología... y les pidieron que calificasen o que diesen su opinión sobre una lista de reproducción de 260 canciones. Curiosamente, la prueba dio algunos resultados interesantes y -efectivamente- se encontraron algunos patrones que parecían hacer la diferencia entre las personas psicópatas y las no psicópatas.

Cuando los investigadores examinaron la superposición entre los participantes que obtuvieron una puntuación alta en la escala de psicopatía y cómo calificaron las canciones, encontraron que había una tendencia general de gustos y disgustos para unas 20 canciones:

Entre las canciones que les gustaban a las personas que obtuvieron una puntuación alta en la escala de psicopatía estaban ‘Lose Yourself’ (Eminem), ‘No Diggity” (Blackstreet) y “What Do You Mean” (Justin Bieber). Y entre las canciones que gustaron anormalmente poco a los voluntarios psicópatas del grupo se encontraban “Money For Nothing” (Dire Straits), “The Wayward Wind” (Various) y “My Sharona” (The Knack).

Evidentemente, son muchos las disquisiciones éticas y técnicas que pueden surgir a raíz de un planteamiento semejante. No sólo es un sistema que a primera vista parece poco fiable; sino que -además- implicaría clasificar (o incluso juzgar) a las personas en función de una cuestión accidental y sobre la que no tienen absolutamente ningún control... en lugar de hacerlo por sus actos.

Sin embargo, Pascal Wallisch -quien dirigió la investigación- lo tiene meridianamente claro: “No quieres tener a estas personas en puestos en los que puedan causar mucho daño”. Por lo que “necesitamos una herramienta para identificarlos sin su cooperación o consentimiento”. Es cierto que “la cuestión ética es muy complicada. Pero también lo es tener a un psicópata como jefe... y también lo es tener un psicópata en cualquier posición de poder”.

La canción "What do you mean", de Justin Bieber es una de las favoritas de los psicópatas, según un estudio de la Universidad de Nueva York
La canción "What do you mean", de Justin Bieber es una de las favoritas de los psicópatas, según un estudio de la Universidad de Nueva York FOTO: APV

Afortunadamente, las posibilidades de que se pueda utilizar un método semejante para identificar a los psicópatas aún está muy lejos de ser real: “Este trabajo es muy preliminar”, explicó Wallisch... el universo del estudio es demasiado pequeño como para que pueda ser extrapolado al conjunto de la población. Sin embargo, los científicos de la Universidad de Nueva York están intrigados en repetir la prueba con números mucho más grandes. Y es que, si los psicópatas tienen un gusto musical único y diferente... entonces podríamos identificarlos -por ejemplo- a través de la frecuencia de las visitas a una lista de Spotify.