MENÚ
martes 18 junio 2019
02:01
Actualizado

Maternidad subrogada, el debate que pone de acuerdo a los contrarios

Alrededor de mil niños llegan a nuestro país por medio de esta técnica. El «boom» es tal que ha reabierto el debate sobre su regulación. El PP decidirá su postura en febrero, mientras que en el PSOE también se busca el consenso

  • Una pesadilla para traer a su hija. Manuel Santos y su marido Gordon Lake estuvieron 15 meses en Tailandia hasta que consiguieron que la Justicia tailandesa les diese la razón. La gestante denunció que «no eran una pareja normal» por ser homosexuales
    Una pesadilla para traer a su hija. Manuel Santos y su marido Gordon Lake estuvieron 15 meses en Tailandia hasta que consiguieron que la Justicia tailandesa les diese la razón. La gestante denunció que «no eran una pareja normal» por ser homosexuales
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

02 de febrero de 2017. 11:52h

Comentada
Belén Tobalina Madrid. 1/2/2017

El «boom» de la gestación subrogada ha abierto el debate político sobre si esta técnica se debe o no legalizar en España. Un tema polémico en el que feministas y conservadores acercan posturas y en el que ni el PP ni el PSOE tienen una decisión clara al respecto.

En España, aunque no hay datos oficiales, «calculamos que hay entre 800 y 1.000 niños al año nacidos por subrogada en otros países», explica Pedro Fuentes, presidente de la Asociación Son Nuestros Hijos. «Es sólo una estimación, pero en cualquier caso ya hay más casos al año por gestación subrogada que de niños por adopción», precisa.

Esto se debe a que «en los últimos años se ha dado a conocer esta técnica de reproducción asistida, por lo que hay una especie de ‘‘boom’’, como sucedió al principio con la fertilidad in vitro, que luego bajará, dado que en unos años las familias ‘‘atascadas’’ en esta situación conseguirán su objetivo».

Y es que, aunque la ley 14/2006 de 26 de mayo sobre técnicas de reproducción humana asistida considera nulos los contratos de este tipo de gestación, ya sea con o sin compensación económica, lo cierto es que, en la práctica, se realiza en países donde es legal, dado que en los mismos hospitales se inscribe a los niños como hijos de los padres intencionales y no de la gestante.

«Le Ley choca contra la realidad y la necesidad de las personas que ansían ser padres. Se trata de una técnica de reproducción humana asistida admitida por la Organización Mundial de la Salud. No legalizarla sería discriminar a unas personas sobre otras por los problemas de reproducción que tienen. Además, supone una discriminación económica porque hay familias que no pueden pagar esta técnica en el extranjero», afirma Aurora González, secretaria y portavoz de la Asociación por la Gestación Subrogada en España.

En concreto, aunque cada vez más países han legalizado la gestación subrogada, como es el caso reciente de Portugal en agosto de 2016, «la mayoría sólo permite llevarla a cabo entre nacionales (en Brasil, sólo entre familiares incluso) o no tienen una ley suficientemente buena, por lo que los españoles sólo pueden ir a Ucrania, EE UU y Canadá», detalla Fuentes.

«En el caso de Ucrania, este proceso cuesta entre 40.000 y 70.000 euros, es el más económico, pero sólo lo permite en aquellos casos de parejas heterosexuales, legalmente casadas y con el certificado de que la mujer no puede quedarse embarazada. En Estados Unidos, la subrogada cuesta entre 100.000 y 120.000 euros, y en Canadá, entre 80.000 y 100.000 euros, más asequible porque la Seguridad Social cubre ciertas cosas que no cubre Estados Unidos», añade.

«No sabemos cuánto podría costar la subrogada en España. Pero sería mucho más económico que lo que se pagaría en Ucrania, dado que no serían necesarios viajes, la estancia en el país, intermediarios... y en muchos casos la gestante sería una persona cercana a las familias», estima González.

Para ella, la gestación subrogada ha sido legalizada de facto en nuestro país, dado que desde 2010 la Dirección General de los Registros y el Notariado dejó sin contenido efectivo su prohibición al contemplar la inscripción en el Registro Civil de los niños nacidos fruto de esta técnica siempre y cuando se lleve a cabo en un país donde esté regulada, uno de los padres sea español y exista una resolución judicial. Pero es importante legalizarla realmente para garantizar la protección de todas las partes.

Una opinión diametralmente opuesta manifiesta Lourdes Méndez, ex diputada y ex portavoz de Asuntos Sociales del PP: «Los vientres de alquiler atentan contra la dignidad de la mujer y y se mercantiliza al niño por el objetivo de una transacción económica. Los padres no tienen derecho a ser padres por encima del bien del menor. El que sea una realidad mediante fraudes de ley no justifica su regulación». «No es una forma más de reproducción asistida, ni se trata de un progreso ni avance social, sino una nueva forma de explotación», añade. Méndez incide en que «en la mayoría de los países europeos la subrogada está prohibida. Se ha dicho ‘‘no’’ hasta cinco veces en el Consejo Europeo, también se ha dicho ‘‘no’’ en el Tribunal de Estrasburgo. Y en España debe seguir estando prohibida».

En el caso del PP, cuatro miembros del partido han solicitado una enmienda para que siga estando prohibida: «Hemos pedido que se trate en el congreso popular que se celebrará en febrero, pero de momento no nos han llamado. El debate es necesario para evitar que un cargo público sin respaldo de todo el partido lo lleve al Congreso por opinión personal, tal y como ha pasado en la Comunidad de Madrid», explica Méndez.

Una opinión que no comulga con la expresada por otros compañeros del partido, como Esperanza Aguirre y Alberto Núñez Feijóo, que ya se han posicionado públicamente a favor de la maternidad subrogada. Pero de lo que no hay duda es que se debatirá en el futuro congreso, después de que ayer tanto el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, como el ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, valoraran positivamente que se vaya a debatir sobre la necesidad o no de regularla.

La situación se repite en el PSOE, que aunque en 2015 se mostró a favor de prohibir la difusión de cualquier información que facilite el acceso a dicho procedimiento, ahora busca consenso: «Será seguramente uno de los temas que se abordarán a mitad de junio en el debate del partido. Me extrañaría que no se tratara», explican desde el partido.

Algunos de los que lo permiten

Ucrania: Los padres, heterosexuales

Aunque en este país la gestación subrogada está permitida tanto para nacionales como para extranjeros y es una de las más económicas, exigen que los progenitores sean heterosexuales. También sucede lo mismo en

Rusia.

EE UU: Según el estado

Está permitida en California, Connecticut, Delaware, Illinois, Nevada, Nuevo Hampshire, Rhode Island y Wisconsin. Es una de las más caras, dado que no hay seguridad social y que exigen un abogado por cada parte y una agencia intermediaria. Otros estados tienen restricciones.

Canadá: Difícil encontrar gestante

No pone impedimentos para ningún modelo de familia, ya sean parejas heterosexuales, homosexuales o familias monoparentales. No obstante, la Ley canadiense exige que sea altruista, por lo que es difícil hallar gestante.

Reino Unido: Decidir tras el parto

Reino Unido es de los primeros países europeos en permitir la subrogada.

Eso sí, sólo si se realiza de forma altruista. La madre gestante tiene derecho a decidir tras el parto si se queda con el bebé. El último país europeo que la ha aprobado es Portugal.

Últimas noticias