iPad Air 4: ¿que hace diferente al nuevo iPad de Apple?

Todas las características y las prestaciones subrayas desde Cupertino, apuntan hacia dónde quiere ir Apple con este dispositivo

Junto al Apple Watch Series 6, Apple presentó su nuevo iPad Air. En el rubro de prestaciones destaca una pantalla de 10,9 pulgadas, un Touch Id mejorado, batería de 10 horas, cámara de 12 MP (la misma que el iPad Pro), cinco colores disponibles, compatibilidad con el Apple Pencil y una CPU un 40% más rápida.

La clave está en la descripción de los componentes en los que el equipo de Tim Cook se ha centrado. El primero es el microchip, el A14, desarrollado por primera vez con una arquitectura de cinco nanometros. Esta es la distancia a la que se encuentra un transistor de otro (en términos básicos, los transistores son las neuronas de un microchip: cuantas más neuronas, mayor capacidad de procesamiento).

Los móviles más avanzados actualmente tienen siete nanometros, pero el A14 puede poner, en el mismo espacio, muchos más transistores. En total, estamos hablando de 11.800 millones. Esto permite que realice 11 billones de operaciones por segundo. Si tenemos en cuenta que superordenadores del tamaño de dos campos de tenis realizan cerca de 200.000 billones de operaciones por segundo, tener aunque sea una fracción de esto en la palma de la mano, es increíble. De acuerdo con los datos proporcionados, el A14 es 10 veces más rápido que la generación anterior y procesa los gráficos un 40% más rápido.

Aquí es cuando comenzamos a ver el verdadero destino del iPad Air. El equipo de Tim Cook hizo hincapié en la capacidad del A14 para trabajar con gráficos, inteligencia artificial (machine learning) y edición de imagen y sonido. Es decir, se centra en videojuegos, uso de la cámara y los sensores para trabajar sin tocar la pantalla (mediante IA) y edición.

Estas tres características, que pueden colaborar entre sí, están destinadas a un público que trabaja de modo remoto pero al mismo tiempo necesita una potencia muy alta de los componentes y una batería de larga duración. Y a un precio competitivo (599 dólares, suponemos que similar en euros) y con prestaciones ídem a muchos ordenadores portátiles, aunque mucho más ligero.

Con el iPad Air, Apple apunta a esta nueva normalidad en la que muchos comienzan a trabajar de modo remoto, en nuevos ambientes y con elementos que cambian de modo permanente. No se han centrado en el diseño, tampoco en los colores (que muestran una gama interesante: verde, azul pálido, rosa…), sino en sus prestaciones. No lo han dicho ellos, algo que sorprende, pero sin duda se trata del iPad más interesante de los últimos años y sin duda el más acorde con los tiempos actuales.