Cómo funciona la cancelación activa de ruido

Estas son las marcas que mejor trabajan este sistema

Cancelación de ruido activo y aislamiento pasivo en los nuevos auriculares inalámbricos de Philips
Cómo funciona la cancelación activa de ruido FOTO: PHILIPS

Hasta que no vamos a un espacio abierto y tranquilo no nos damos cuenta del ruido con el que convivimos. Y la contaminación acústica puede ser a largo plazo muy perjudicial. De acuerdo con estudios científicos, se han encontrado vínculos entre la exposición prolongada al ruido y un mayor riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, así como bajo estado de ánimo y dificultades para dormir y concentrarse.

Los efectos adversos sobre la salud física y mental pueden comenzar con solo 65 dB, un nivel que parece moderado, pero no lo es: una nevera produce constantemente unos 40 dB y en una oficina abierta el volumen sube a los 60 dB. Si vamos en transporte público, o si estamos en la calle el sonido aumenta mucho más: el metro puede alcanzar los 100 dB, mientras que el tráfico llega a los 85dB.

Por ello proteger nuestros oídos es también una medida preventiva de salud. Y para ellos están los auriculares con cancelación activa de ruido que se pueden usar para escuchar música o simplemente para bloquear el sonido exterior. Originalmente, se crearon para pilotos de aviones, con el objetivo de reducir dolencias en vuelos largos.

Básicamente se trata de una tecnología, conocida como cancelación activa de ruido (ANC), que funciona mediante el uso de micrófonos para captar el ruido de baja frecuencia y neutralizarlo antes de que llegue al oído. El auricular genera un sonido cuya fase se invierte 180 grados respecto al ruido no deseado, lo que hace que los dos sonidos se cancelen entre sí.

En promedio, los buenos auriculares con ANC reducen el volumen del mundo en unos 30 dB, aunque la reducción oscila entre los 20 dB y 45 dB, ya que la tecnología es más eficiente contra los sonidos de baja frecuencia. Por ello, no es extraño que cada vez más gente que utiliza los cascos no para escuchar sino para no oír. Y cuanto más mejores en su capacidad de cancelación más se convertirán en una herramienta moderna de supervivencia para la vida cotidiana. Sobre todo teniendo en cuenta que permiten comunicarse con los principales asistentes de voz del mercado y dar órdenes no solo para subir el volumen o cambiar de lista de reproducción, también se usan para activar funciones del hogar inteligente, del coche o de la oficina.

Unos buenos cascos con ANC reúnen varias condiciones: un microchip específico, buenos micrófonos para captar el sonido y algoritmos específicos creados con este propósito. En el mercado, por relación precio y calidad, los mejores son los Sony WH-1000XM3, los ATH-ANC900BT de Audio Techinca y los Huawei FreeBuds Studio.