Jordi Évole sufre un nuevo ataque de cataplexia en directo en ‘El Hormiguero’

Es el segundo ataque que sufre en directo en una semana, tras sucederle lo mismo en ‘El Intermedio’

Jordi Évole en 'El Hormiguero', tras sufrir un ataque de cataplexia en directo
Jordi Évole en 'El Hormiguero', tras sufrir un ataque de cataplexia en directoLa Razón

Jordi Évole sufrió su segundo ataque de cataplexia en una semana en pleno directo en el día de ayer, cuando acudió como invitado a ‘El Hormiguero’ para presentar la segunda temporada de su programa ‘Lo de Évole’. La pasada semana le ocurrió lo mismo cuando fue a ‘El Intermedio’ para hablar de su entrevista con Pau Donés. Ambos sucesos han ocurrido tras un fuerte ataque de risa de Évole.

En este último caso, a Jordi Évole una fuerte risa después de repartir 3.000 euros a un espectador gracias a la tarjeta de ‘El Hormiguero’. Tanto Pablo Motos como el periodista bromeaban con el afortunado espectador por su poca emoción tras haber recibido este premio. “¿Alguna vez le ha tocado a usted algo?”, le preguntó Pablo Motos. “Jamás en la vida”, le contestó Iñaki, el ganador del premio. “Igual por eso no sabe si ponerse contento o no”, le dijo nuevamente el presentador de ‘El Hormiguero’. “No soy muy expresivo pero estoy muy contento”, le respondió.

A raíz de este último comentario, Évole comenzó a reír a carcajadas: “Hay gente que le dan 3.000 euros y parece que le han matado a un familiar”, añadió entre risas. En ese preciso instante, cuando el presentador de ‘El Hormiguero’ y el invitado se ponían en pie, Jordi Évole tuvo que apoyarse en una mesa ya que había perdido la fuerza muscular. De hecho, el presentador ha tenido que acudir a él para ayudarle y recogerle por si en algún momento perdía el equilibrio. “Me ha dado un poco”, dijo Évole.

La cataplexia, así es la enfermedad que sufre Jordi Évole

Poco antes de lo ocurrido, Jordi Évole habló sobre la cataplexia, una enfermedad derivada de la narcolepsia que provoca una pérdida repentina del tono muscular originada por emociones intensas, como por ejemplo, un ataque de risa.

“Toda mi gente lo sabe, cuando me pasa algo así me aguantan o me siento, porque una vez, grabando en Japón con Iniesta, me caí en redondo. Me pegue una ostia contra el suelo”, comentó. “Yo lo he asumido bien porque en mi caso no es grave. Yo sé que hay personas que lo están pasando mucho peor que yo con esta enfermedad y no me gustaría frivolizar. De hecho, me encanta visibilizar la enfermedad y que la gente que la padece con más crudeza que yo tenga fuerza, ánimo y ojala sea lo más leve posible. Me podría pasar aquí contigo si me riera mucho ahora”, añadió.