Jorge Sanz habla claro sobre Pedro Almodóvar con Chicote: “Le mandé a tomar por el culo”

El actor estuvo invitado por “Fuera del mapa” a viajar a la Costa Brava con el chef

El actor se confiesa con el chef
El actor se confiesa con el chef FOTO: Atresmedia laSexta

Alberto Chicote sigue llevando “Fuera del mapa” a nuestros famosos para conseguir sorprendentes confesiones y compartir un momento de intimidad y confidencias en los lugares más bellos de nuestra geografía. Tras viajar con Rozalén y Mamen Mendizábal, en esta ocasión le ha tocado el turno a Eva González y al actor Jorge Sanz. En un idílico paisaje, el intérprete no dudó en criticar el método de trabajo del director Pedro Almodóvar.

En un tramo del programa, frente al mirador de la cala Sant Antoni, en la Costa Brava, Jorge Sanz confesó haberle dado varios ‘no’ a algunos trabajos. Entre ellos se incluye a la película de Pedro Almodóvar “¿Qué he hecho yo para merecer esto?”, de 1984, con Carmen Maura y Ángel de Andrés como protagonistas. No fue un “no” definitivo, puesto que le llegaría el “éxito económico” en 1997 al postularse para “Carne trémula” con el director manchego: “A la semana ya me había puesto de patitas en la calle”, desveló. Liberto Rabal le sustituyó en la película que protagonizaban Javier Bardem y Francesca Neri.

A pesar de que Almodóvar le echase de su película, Sanz asegura que le pagó y con ese dinero compró una casa a sus padres. Chicote quiso saber cuál fue el motivo para que Almodóvar le echara de la cinta. Sanz reconoce que por entonces era “muy gallito” y bastante contestón y que le echaron por “gilipollas”. Ahí es cuando cargó contra el método de trabajo que tiene el director manchego: “Rompe al actor y los actores somos muy frágiles. Hay un millón de formas de pedirse un café. Y entonces Pedro te rompe. Te dice que está mal y que así no se pide un café”.

Según Sanz, aunque no lo confiesen, “salvo Banderas, los actores que trabajan con él acaban hasta los huevos. Sobre todo las mujeres que enseguida se rompen y se ponen a llorar”. Jorge Sanz explica que no acertaba a pedir café como lo haría Almodóvar, y así la película no podía avanzar en el rodaje. “A mí la segunda vez que me dijo eso le mandé a tomar por culo”.