«Chloe»: guion detallado de una obsesión digital

Amazon Prime Video acaba de estrenar este thriller psicológico sobre los peligros de las redes y una muerte inesperada

Becky (Erin Doherty) cara a cara con el mayor misterio de su vida: el destino final de Chloe
Becky (Erin Doherty) cara a cara con el mayor misterio de su vida: el destino final de Chloe FOTO: Luke Varley Luke Varley/Banijay Rights Limited

Lo más fácil para encontrar a Becky Green es buscarla tras un árbol, una pared o una columna. Ese es el súper poder del personaje que interpreta Erin Doherty, protagonista de la nueva serie que estrena hoy Amazon Prime Video, «Chloe». El título de la serie hace alusión a la personificación de la obsesión de Becky, actitud que la llevará desde su oscuro mundo gris de aburridos cereales por la mañana, a un inventado paraíso de color en el que siendo la invitada, es la protagonista de fiestas y recaudaciones de fondos.

«Chloe» sigue la historia de Becky Green una chica obsesionada con la imagen perfecta que reflejan las redes sociales de su amiga de la infancia Chloe Fairbourne (Poppy Gilbert). La encantadora vida de Chloe, su cariñoso marido y su círculo de amigos exitosos están siempre a un clic de distancia, y Becky no puede resistirse a asomarse a un mundo que contrasta tanto con el suyo, mientras cuida de su madre, que padece demencia precoz. Pero resulta que todo ese mundo soñado que sigue en redes sociales se derrumba cuando salta la noticia de la muerte de Chloe. El cerebro de Becky no es capaz de encajar el golpe y de ella misma surge una nueva identidad, Sasha, que difiere completamente de la esencia de Becky. Una vida triste y gris, llena de soledad, melancolía y decepción que con un simple abrigo de un diseñador robado en la oficina, la transforma en una triunfadora, sonriente, canapera profesionaly muy sociable. Tanto que en su obsesión todavía viva, se infiltra en las envidiables vidas de los amigos más cercanos de Chloe para averiguar qué le ocurrió y acercándose peligrosamente a la asesina acechante de «You». A través de su alter-ego vive esa otra vida hasta que se da cuenta de que la de Chloe, que observa en la oscuridad de su cuarto en las redes sociales de la difunta, no es real. Aquí la crítica a la irrealidad de lo que mostramos en Instagram, Tiktok y el resto de parientes digitales.

Y ahí radica la magia de esta serie que obedece a la descripción «creepy» del inglés porque no cabe solo en siniestra. Erin Doherty (princesa Ana en «The Crown») es una maestra en lo suyo y los cambios entre Becky y Sasha no los veremos tan duplicados como en «Caballero Luna» con el trabajo impecable de Oscar Isaac, pero si veremos que ante la posibilidad de que sus dos vidas se vean enfrentadas, la actriz y el personaje son capaces de cambiar todo su ser para ser completamente diferentes. Su superpoder es pasar inadvertida como Becky, y tras árboles o paredes escuchar conversaciones que pueden darle ventaja a Sasha. Y ambas dan miedo, por que son capaces de diseccionar las redes sociales para provocar todo tipo de casualidades en su beneficio. Pero ojo que también subyace una debilidad, y es que hay otro nexo de unión entre los dos mundos y puede desenmascarar a nuestra heroína.

La serie nos lleva de puntillas por el abismo que separa la mentira de Becky del abismo de ser descubierta, lo que nos coloca en una permanente sensación de vértigo y miedo. A su alrededor nadan peces de todos los colores, como el marido de Chloe Elliot (Billy Howle o la amiguísima de la fallecida, Livia (Pippa Bennett-Warner), que además será la puerta de entrada al círculo de amistades de Chloe. Creada, escrita y dirigida por Alice Seabright («Sex education») y coproducida por BBC One, Mam Tor Productions y Amazon Studios, consta de seis episodios en los que no olvidaremos a Chloe porque sabremos más de su plan de huida y de su muerte, pero la serie podría haberse llamado Sasha y hubiera resultado. Y bien es cierto que la relación que une a Chloe con Becky está constantemente difusa sin que el espectador entienda del todo esa obsesión hasta el final. Ligeramente enrevesada para algunos espectadores tiene momentos épicos que siempre encabeza Becky/Sasha, pero quizá falle en la premisa de «descubrir» que no es oro todo lo que reluce en las redes sociales, y que el final no ha satisfecho a muchos espectadores que habían confiado en la trama de los dos últimos episodios. Al final sabremos por qué Becky se resiste a perder a la misma persona dos veces.