Cultura

“Apariencias” (”Surface”): género negro en el San Francisco más cosmopolita

Gugu Mbatha-Raw produce y protagoniza, junto a Oliver Jackson-Cohen, la última serie de AppleTV+ en colaboración con Hello Sunshine, la compañía de Reese Witherspoon

Gugu Mbatha-Raw (izq.) y Oliver Jackson-Cohen en "Apariencias" ("Surface")
Gugu Mbatha-Raw (izq.) y Oliver Jackson-Cohen en "Apariencias" ("Surface") FOTO: APPLE

Su nombre comenzó a sonar con fuerza como la revelación en “The Morning Show”, la serie de Reese Witherspoon, Steve Carell y Jennifer Aniston en AppleTV+, pero ya la habíamos visto antes en “Undercovers”, “El destino de Júpiter” o “Black Mirror”, protagonizando el mítico episodio titulado “San Junipero”. Gugu Mbatha-Raw (Reino Unido, 1983), que también forma parte ya del universo Marvel a través de “Loki”, está lista para brillar en el que probablemente sea el mejor momento de su carrera como actriz... así que se ha lanzado a la producción. De la mano de la misma Witherspoon y su compañía Hello Sunshine, la británica ha debutado como ejecutiva en “Apariencias” (”Surface”), que también protagoniza junto a Oliver Jackson-Cohen (”La maldición de Hill House”) y que ya está disponible en AppleTV+.

Ambos intérpretes respondieron a LA RAZÓN por videoconferencia sobre su nueva serie, una intriga de género negro radicada en el corazón más pijo y cosmopolita de San Francisco. Mbatha-Raw interpreta a Sophie, una mujer “florero” que se despierta tras sufrir un accidente a bordo de un barco. Declarado un intento de suicidio frustrado, el suceso deja a la protagonista con amnesia y con varias dudas alrededor de las intenciones de su marido (Jackson-Cohen). A partir de ahí, los referentes se vuelven explícitos: “Apariencias” (”Surface”) se mira en “Big Little Lies” y “The Affair”, pero también goza por momentos de similitudes con “The Undoing”, más allá del pudiente misterio del thriller. La nueva ficción de AppleTV+, que poco a poco se está consagrando como la mejor plataforma de series originales del mercado, mantiene los estándares propios de su sello y, aunque coquetee por momentos con el culebrón, sabe ser consciente de sí misma y llevar al espectador hacia lo identificable, lo real y lo poliédrico y oscuro del comportamiento humano más reprensible.

En "Apariencias" ("Surface"), Mbatha-Raw es una mujer que se despierta con amnesia tras un accidente
En "Apariencias" ("Surface"), Mbatha-Raw es una mujer que se despierta con amnesia tras un accidente FOTO: APPLE

-¿Qué había en la serie que os hiciera querer formar parte del proyecto?

-Gugu Mbatha-Raw: ¡El guion! Era demasiado bueno como para dejarlo pasar. Cuando lo leí por primera vez quedé atrapada por ese mundo tan lúgubre, tan lujoso también. Y tan oscuro, tan imbuido en el propio carácter de San Francisco. Era muy convincente y ofrecía, creo, una mirada fresca a este tipo de thrillers. Además, me apetecía mucho volver a trabajar con Hello Sunshine tras “The Morning Show”.

-Oliver Jackson-Cohen: Creo que por las mismas razones que Gugu, me pareció increíble lo convincente del guion. Era algo nuevo en este género, quizá algo que no había leído nunca. No lo podía comparar con otras series, y eso me llamó la atención. Luego descubrí quién estaba detrás y me dieron más ganas de formar parte del proyecto. No me lo tuve que pensar mucho.

-Gugu, esta es tu primera producción. ¿Cómo se dio? ¿Tenías ganas de volver a trabajar con Reese Witherspoon? ¿Cómo te subiste al barco de “Apariencias”?

-G. M-R.: Exacto, esta es mi primera vez como productora ejecutiva y sí, todo viene de la experiencia previa en “The Morning Show”. El saber, también, cómo trabajaba el equipo y cómo de bien hacen las cosas. Sobre todo por su capacidad de empoderamiento femenino y de crear personajes femeninos complejos, no planos ni maniqueos. Saben cómo contar historias, y me ofrecieron la oportunidad de sumarme con el guion todavía sin terminar. He aprendido muchísimo, tanto en la fase de preproducción como en el rodaje.

-“Apariencias” lidia desde el primer minuto con temas adultos, como los intentos de suicidio, el trauma o la violencia de género. ¿Creéis que Apple llena un poco ese hueco de la ficción explícitamente adulta? ¿Qué hacía falta una serie de contenidos destinados a un espectador más concreto?

-G. M-R.: Creo que la serie es adulta, sí, pero también es consciente todo el rato de su carácter de ficción. El núcleo de la serie sigue siendo un thriller, por muy identificable que pueda ser la trama en ciertos momentos. Me encanta el lado complejo y a veces desastroso en términos de humanidad que desarrolla la serie.

-Oliver, después de tu trabajo con Mike Flanagan y tu papel en “El hombre invisible”, parece que se te da bien dar vida a esos maridos oscuros, problemáticos…

-O. J-C.: Creo que es pura coincidencia. No es como que vaya buscando papeles de gilipollas a propósito (ríe). Le debo mucho a los trabajos en “La maldición de Hill House” y “La maldición de Bly Manor” por la exposición, por lo que dejaron que la gente conociera de mí como actor y como persona, pero el James al que interpreto en “Apariencias”, creo, es diferente. Me encanta la ambigüedad con la que está escrito, ¿es el malo? ¿Según quién? ¿Bajo qué perspectiva? Esa complejidad es la que llena de grises positivos la serie. Estar sepultado por secretos crea una sensación que, desde lo dramático, es espléndida. En cada episodio ganamos un poco más de perspectiva, una página más de la historia completa. Es complicado hablar mucho sin hacer spoilers, pero me encanta que sea la audiencia quien pueda decidir si es honesto o siniestro.

"Apariencias" ("Surface") ya está disponible en AppleTV+
"Apariencias" ("Surface") ya está disponible en AppleTV+ FOTO: APPLE

-Vuestros personajes, marido y mujer, comparten mucho tiempo de pantalla y una química ciertamente desconcertante. ¿Cómo se consigue?

-G. M-R.: Creo que gracias a la tensión, es como si en ningún momento estuviéramos cómodos del todo. Y eso se crea gracias a la energía y a las ganas de que el otro pueda ofrecértelo todo como intérprete. También es importante la confianza, para llegar a lugares tan vulnerables, tan poco expuestos de una misma. Oliver estuvo todo el rato ahí para mí.

-O. J-C.: ¡Gugsss! (ríe). Sé que puede parecer manido, pero es que esa experiencia es recíproca. No hay palabras para explicar la fuerza de la naturaleza que es esta mujer.

-Gugu, el verano pasado hablamos de tu papel en “Loki”. Este año te estrenas como productora en “Apariencias”. Quiero pensar que el próximo verano estarás dirigiendo…

-G. M-R.: Ha sido una locura de año, pero de momento no me veo capacitada. Dirigir implica dar demasiadas órdenes, así que aún no lo contemplo. Acabo de terminar una película de acción y dentro de nada empezaremos a rodar la segunda temporada de “Loki”. Tengo el plato lleno por el momento, y estoy muy agradecida.

-O. J-C.: Es posible que para finales de 2025 tenga en propiedad algún estudio.

-Oliver casi ha respondido anteriormente, pero os lo quería preguntar. Cuando uno se enfrenta a un personaje tan complejo, tan poliédrico, ¿lo intenta justificar? ¿Vive con vosotros moralmente o simplemente os intentáis distanciar?

-G. M-R.: No se puede juzgar al personaje, nunca. Incluso aunque tomen decisiones que tú consideras malas o estúpidas. Ni siquiera las que son objetivamente negativas. Lo que tienes que hacer como actor es intentar entender por qué hace lo que hace y qué le ha llevado a ello. Todo el mundo intenta hacerlo bien, nadie erra a propósito, por lo que se vuelve aún más necesario el estudio de la situación. A nadie la interesan los personajes perfectos.

-¿Cómo fue el trabajo con Veronica West, la showrunner? Tiene casi una década de experiencia en televisión, pero “Apariencias” parece su gran oportunidad…

-O. J-C.: Tiene una cabeza, unas ideas increíbles. Lo primero que hizo fue contarnos de dónde viene la idea original, que está en un documental de 2019 que se llama “Tell Me Who I Am”. En esa película, un gemelo tiene que confiar en su hermano para que le cuente su vida anterior a los 18 años, cuando sufrió un accidente que le hizo perder la memoria. Nos lo puso de deberes, pero también contó con nosotros para seguir dándole forma a la serie sobre la marcha.