Primera de Albacete: Todo es empezar

Daniel Luque y Juan Leal se llevaron las primeras orejas de la feria de Los Llanos

Juan Leal en Albacete
Juan Leal en Albacete FOTO: Alcolea

Casi dos años después de que fuese arrastrado el último toro lidiado en esta plaza, Albacete recuperó su feria y su tradición taurina. Y lo hizo recordando a uno de los grandes nombres de la tauromaquia y que tanto contribuyó a difundir el toreo de esta ciudad y este mismo serial: Pedrés, fallecido hace unos días y que junto a Montero y Chicuelo II cimentó la afición en esta tierra.

Lo hizo también con una corrida de Fuente Ymbro que no hubiese desmerecido en Bilbao. Amplia y más seria que la pandemia. Pero... de poco juego. Ovacionados de salida y sin echarles cuentas en el arrastre. Tirando siempre hacia toriles, sin gran entrega ni codicia. El primero, veleto y astifino, tras aguantar tres buenos puyazos, se ancló al suelo y Finito de Córdoba no perdió el tiempo en porfías.

Se estiró al veroniquear al castaño cuarto, al que tramitó en varas con un único y leve picotazo. Y aunque estuvo mucho más decidido, su faena no acabó de coger ritmo ni altura, dejando solo detalles y pasándolo mal la hora de la verdad.

Se lució Luque al torear de capa al segundo, al que midió mucho el castigo en varas y dosificó con inteligencia su esfuerzo en el último tercio, dejándole respirar entre serie y serie para sacar un trasteo pausado y ligado, dejando ver su gran momento de forma. Tuvo que provocar siempre al cornalón que hizo quinto, tirando de él y buscándole las vueltas para ir sacándole lo poco que tuvo. No se puede decir que no estuviese decidido y dispuesto, pero el resultado fue escaso.

Media docena de muletazos rodilla en tierra sirvió para iniciar Juan Leal su primera faena, y aunque el de Gallardo se rajó pronto, le sacó todo lo que tuvo a base de disposición y el consiguiente arrimón.

Su segundo se arrancó de lejos al caballo pero anduvo a su aire y sin fijeza; sin humillar y desentendido. El torero francés estuvo muy firme y asentado, resuelto a triunfar y muy por encima de su oponente. De haber matado con presteza hubiese abierto ya la puerta grande. Volvieron los toros a Albacete y aunque la cosa no acabó de funcionar, todo es empezar.

Albacete, 8 de septiembre.

Primera de feria. Tres cuartos de entrada dentro del aforo permitido.

Toros de Fuente Ymbro, bien presentados y de poco juego en general, destacando el segundo.

Finito de Córdoba (de negro y azabache), media y tres descabellos, pitos; pinchazo y entera caída, aviso, ovación.

Daniel Luque (de tabaco y oro), entera y descabello, oreja; estocada y descabello, ovación.

Juan Leal (de esmeralda y oro), entera, oreja; pinchazo y estocada, aviso, dos descabellos, silencio.

Del peonaje destacaron Juan Contreras y Marcos Leal.