Dallas, viaje a la historia de Estados Unidos

La ciudad se alza como una de las más acogedoras de Norteamérica al aunar cultura, ocio y espacios naturales de gran valor

Vista panorámica de la ciudad de Dallas
Vista panorámica de la ciudad de Dallas FOTO: Dreamstime

Southern hospitality es una expresión estadounidense muy conocida entre los viajeros porque hace referencia a la amabilidad y calidez con la que son recibidos en el sur de Estados Unidos; de hecho, estas palabras son, entre otras muchas razones, un buen motivo para visitar ciudades como Dallas, ya que en sus calles, mezclada con un toque texano auténtico, se encuentra esa preciada hospitalidad.

Una ciudad moderna y cosmopolita

Dallas, conocida por sus habitantes como Big D, es moderna y cosmopolita, y no solo tienta a visitarla por ser acogedora, sino por ser una ciudad muy rica en cultura y experiencias. Increíbles museos, magníficos edificios y sorprendentes espacios naturales que ofrecen múltiples actividades de ocio son evidencia de ello. Por otro lado, esta urbe fue escenario de un suceso que marcó trágicamente a los EE. UU. y podría decirse que a todo el mundo: el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963; por ello, alberga uno de los monumentos históricos más emblemáticos que simboliza la libertad de espíritu que caracterizó al presidente Kennedy, un monumento que es un motivo más para descubrir esta ciudad.

Comencemos por «el lugar de nacimiento de Dallas», la Plaza Dealey, donde se alza el primer edificio construido de la ciudad y donde asesinaron a Kennedy, el presidente que encarnó el ideal americano. Muy cerca, se ubica el Museo del Sexto Piso, en el que se encuentra la ventana desde donde le dispararon y en el que a través de fotografías, vídeos y declaraciones de testigos ofrece una explicación detallada de lo que sucedió aquel 22 de noviembre de hace más de 50 años.

Quizás, y para tener una perspectiva de toda la ciudad antes de continuar, sea recomendable la subida a la Torre Reunión, que con sus 171 metros de altura es todo un símbolo arquitectónico de Dallas. Su parte más elevada está dividida en tres niveles, uno de ellos es una terraza panorámica abierta al público desde la que se puede contemplar una vista increíble de 360º, la cual muestra la magnificencia de los rascacielos del paisaje urbano.

Cultura, ocio y diversión

Otro de los reclamos turísticos de Dallas son sus interesantes museos: Museo de Arte de Dallas, el cual posee una increíble y valiosa colección de más de 20.000 piezas de varias épocas y culturas —la romana y griega, arte africano, arte americano, y pinturas de autores de renombre como Monet y Van Gogh—; el Museo Perot de la Naturaleza y la Ciencia, que se caracteriza por sus exposiciones interactivas y su avanzada tecnología; el Museo Crow de Arte Asiático, con más de 4.000 piezas de arte antiguo y contemporáneo de países del continente asiático; el Frontiers of Flight Museum, cuyas interesantes exhibiciones muestran la historia de la aviación de los EE. UU. y la de los vuelos espaciales; y destacable es también el Centro de Escultura Nasher, que cuenta con una de las colecciones de escultura moderna y contemporánea más importantes del mundo.

Detalle de una de las figuras que salpican el barrio Deep Ellum
Detalle de una de las figuras que salpican el barrio Deep Ellum FOTO: Dreamstime

Esta maravillosa ciudad cuenta con imperdibles espacios naturales, como el Lago White Rock, ubicado a unos ocho kilómetros del centro, escenario de numerosos eventos culturales y deportivos y que ofrece una amplia variedad de actividades. Dentro del parque que lo alberga hay un conjunto de senderos de unos quince kilómetros que conectan con el impresionante Jardín Botánico y Arboreto de Dallas, un paraíso urbano con catorce jardines de temática diferente en el que todo el año hay actividades como conciertos al aire libre. Otro parque urbano muy querido por los ciudadanos de Dallas y situado en el corazón de la ciudad es el Klyde Warren Park; en él se realizan clases de yoga y de zumba, proyección de películas, y hay, además, áreas con juegos de mesa, gimnasios al aire libre y varios food trucks donde disfrutar de una buena comida.

Hay que mencionar también lo divertida que resulta una visita al Dallas Zoo, uno de los más grandes y antiguos de Texas; el Dallas World Aquarium, con exhibiciones no solo de especies marinas, sino también terrestres, lo que lo convierte en un acuario único en EE. UU.; y, por supuesto, el impresionante parque de atracciones Six Flags Over Texas. Existen otras muchas opciones de ocio que hacen de Dallas una ciudad ideal para unas vacaciones especiales, y no hay duda, es un destino de viaje que deja huella en cualquier viajero.