Maeztu exige una vuelta a las aulas “segura” para garantizar el derecho a la educación

Susana Díaz asegura que los niños andaluces regresan al colegio peor que el trece de marzo

El Defensor del Pueblo Andaluz y Defensor del Menor de Andalucía, Jesús Maeztu, ha reclamado a las administraciones, coincidiendo con el inicio del curso escolar, una vuelta a las aulas “presencial, segura y responsable” como garantía para el ejercicio del derecho fundamental a la educación.

En un comunicado en su web, el Defensor del Menor reconoce la “complejidad” de la situación en el momento actual “de excepcionalidad en el que nos encontramos como consecuencia de la pandemia”, pero recuerda el “deber de garantizar” el derecho fundamental a la educación y la necesidad de velar por el interés superior del alumnado, para que “no se incrementen las desigualdades ya existentes, destacando el papel que la escuela representa como herramienta de inclusión”.

Recuerda, además, que la asistencia a las aulas “no solo es necesaria para satisfacer el derecho a la educación. Es también un medio para la realización de otros muchos derechos imprescindibles en el desarrollo integral del alumnado”.

Para el Defensor del Menor de Andalucía, el inicio del curso escolar “requiere de un consenso de toda la comunidad educativa y de la responsabilidad de cada uno”. Además, considera “imprescindible” tratar de alcanzar el equilibrio entre las medidas concretas para la seguridad y protección a la salud en los centros educativos con aquellas necesarias para permitir el desarrollo del derecho a la educación.

Por ello, ha insistido en que es “urgente” que las administraciones “cumplan” con todas las medidas aprobadas para garantizar la seguridad y protección en los centros educativos andaluces, conforme dicten las autoridades sanitarias, disponiendo de los medios y recursos que sean necesarios. “No es posible el ejercicio del derecho fundamental a la educación sin unas mínimas condiciones de salud para los alumnos y alumnas”, señala Jesús Maeztu.

La Institución del Defensor se ha comprometido “a vigilar y realizar un estricto seguimiento” de todas y cada una de las medidas que sean necesarias implantar en los centros docentes de Andalucía.

El Defensor del Menor de Andalucía destaca que desde el comienzo de esta crisis sanitaria ha mostrado su “preocupación por el impacto” que la suspensión de la actividad docente presencial ocasionó en el alumnado, especialmente en el más vulnerable. Ahora, con el nuevo curso, insiste “en la necesidad de recuperar la actividad educativa presencial”.

En este sentido, recuerda que el pasado mes de julio la institución andaluza abrió una actuación de oficio dirigida a la Consejería de Educación y Deporte en la que, en concreto, se interesaba en conocer, en primer lugar, las iniciativas adoptadas, en su caso, por la Consejería a fin de promover actividades de clarificación de las instrucciones dictadas entre los profesionales destinatarios; en segundo lugar, los dispositivos o canales de consulta y apoyo en la adopción de los criterios organizativos para los centros y, por último, la asignación específica por centro del repertorio de medios de refuerzo personal y material anunciados.

Junto a ello, una vez más, reclamaba el consenso en las soluciones; la coordinación entre la administración educativa, los ayuntamientos y los docentes; y la generosidad de todos, “para entender cuáles son las soluciones que requiere la vuelta al colegio en la situación más normal posible, ante una crisis sanitaria que es tan compleja”.

Reacción de la oposición

Por su parte, la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha asegurado que los niños andaluces vuelven hoy a clase en peores condiciones que cuando dejaron las aulas el pasado 13 de marzo, mientras que la Junta actúa “como si no hubiese pasado nada”.

En una entrevista en la cadena SER, Díaz ha criticado que, “va a haber clases en Andalucía con más niños que el 13 de marzo”, ya que “han an eliminado líneas”, lo que ha hecho que la ratio en algunos colegios no se haya podido reducir.

Ha señalado casos como el de la localidad cordobesa de Moriles, donde, según ha dicho, han aumentado el número de niños en algunas líneas por el cierre de otras, “incluso con cinco niños con necesidades especiales dentro de la misma aula”.

“Pretendían que estuviésemos igual, como si no hubiese pasado nada”, ha dicho, criticando que “no puedes pretender que los niños vayan al colegio igual que el 13 de marzo”.