Málaga, en la carrera para la Expo 2027

Su consecución supondría un impacto cercano a los tres mil millones de euros y generaría unos 31.000 empleos

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en una comparecencia

GRUPO
08/10/2020
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en una comparecencia GRUPO 08/10/2020 FOTO: GRUPO

Málaga prosigue su carrera de fondo para defender la candidatura con la que albergar la Exposición 2027 que, sobre una superficie de 250.000 metros cuadrados, reportaría a la capital de la Costa del Sol su consolidación como la gran urbe tecnológica y vanguardista del sur de Europa

La candidatura, que cuenta con el apoyo implícito de la Junta de Andalucía además de la adhesión de más de un centenar de instituciones públicas y privadas, ha de ser formalizada por parte del Gobierno de la Nación que, a través del Consejo de Ministros, ha de hacerla suya ante e Bureau Internacional des Expositions, organismo competente para designar la sede. Bajo el lema «La era urbana: hacia la ciudad sostenible. Ciudadanía, innovación y entorno», la candidatura coincide con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, y se inscribe dentro de la Estrategia Málaga 2020-2030, según defiende el Consistorio, que asegura además que la ciudad goza de una serie de atributos que la colocan en una posición idónea para poder aspirar a albergarun evento que traerá consigo importantes magnitudes económicas.

Se calcula que los impactos totales –directos, indirectos e inducidos– de la inversión y el gasto que podría realizarse en la Expo 2027 Málaga superarían los 2.900 millones de euros y generarían aproximadamente 31.000 empleos, según un estudio realizado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios de Grupo Unicaja. La consecución de la cita reportaría una inversión directa prevista para la construcción y puesta en servicio del recinto que albergaría la muestra de unos 700 millones, a los que habría que añadir el gasto agregado directo en la Expo que realizarían los visitantes durante los tres meses de duración del evento, que asciende a 730 millones de euros. Además, se realizarían inversiones complementarias o adicionales en infraestructuras, que se han valorado en 140 millones, así como otros gastos turísticos que los visitantes a la Expo podrían realizar en la provincia por importe superior a los 300 millones de euros. El estudio vaticina que la cifra de visitas a la exposición podría situarse en 11 millones y la de visitantes, en torno a 4,6 millones de personas.

«La Era Urbana: hacia la ciudad sostenible» es una propuesta de reflexión en torno a uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la sociedad contemporánea a medio y largo plazo: hacer compatibles el crecimiento demográfico y el desarrollo urbanístico con la protección del medioambiente y la adopción de soluciones innovadoras que garanticen una mejora de la calidad de vida de los residentes en las ciudades.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, anunció en el mes de mayo de 2019 su intención de iniciar negociaciones con el Gobierno central y la Junta par lograr apoyos. Ya en octubre de ese año, el regidor mantuvo una reunión en la sede de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE), en París, para anunciar la intención de Málaga de presentar su candidatura. En enero del año pasado, el secretario general de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE, Bureau International des Expositions), Dimitri Kerkentzes, visitó Málaga para conocer la oferta de la ciudad y mantuvo encuentros con el alcalde, empresarios, colegios profesionales y sindicatos.

Las previsiones pasan por dotar al suelo sobre el que se celebre la exposición de un uso logístico y, una vez concluya la muestra, albergue la ampliación del Centro de Transporte de Mercancías (CTM). También está previsto que parte de la parcela principal pueda ser utilizada para viviendas del personal que trabaje en la Expo e incorporarse posteriormente al parque de vivienda pública en régimen de alquiler.