• 1

Uno de cada tres nuevos fármacos son para luchar contra el cáncer

Más de la mitad de los ensayos clínicos en España corresponden a fármacos antitumorales

  • Image
C. G..  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

14 de febrero de 2018. 14:43h

Comentada
C. G..  Madrid. 13/2/2018

Aunque la enfermedad cardiovascular sigue siendo la primera causa de muerte en España, el cáncer escala posiciones cada año y ya constituyen el primer motivo de fallecimiento en varones (con una tasa de 300,9 fallecidos por cada 100.000) y la segunda en mujeres (187,4), según los datos del Instituto Nacional de Estadística. De hecho, las muertes por tumores aumentaron en un 1,4% en 2016 en España, mientras que las causadas por patologías del sistema circulatorio descendieron un 3,6%.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el incremento en los nuevos casos de cáncer, que ha sido constante en los últimos 20 años, se debe al aumento poblacional, a las técnicas de detección precoz y al aumento de la esperanza de vida (ya que el riesgo de desarrollar tumores aumenta con la edad). La buena noticia es que la supervivencia ha ido aumentando en España de forma paralela hasta situarse en el 53% a cinco años del diagnóstico, gracias sobre todo a los progresos en el tratamiento de algunos tumores, como los de mama y colon.

En este contexto, la lucha contra el cáncer es una de las prioridades tanto de las administraciones sanitarias como de la propia industria farmacéutica, que dedica enormes esfuerzos a investigar y desarrollar nuevos medicamentos contra el conjunto de patologías que se engloban bajo el término cáncer, hasta el punto de que más de la mitad de los ensayos clínicos en España corresponden a fármacos antitumorales.

Fruto de este esfuerzo en I+D, tanto en Europa como en Estados Unidos un tercio de los nuevos medicamentos son tratamientos contra algún tipo de cáncer, según los últimos datos ofrecidos por las agencias reguladoras europea (EMA) y estadounidense (FDA), y recogidos por Farmaindustria.

Así, en el caso de Europa el 26% del conjunto de las 92 opiniones positivas emitidas por la EMA en 2017 correspondieron a antitumorales, porcentaje que asciende hasta el 31% en el caso de los 35 fármacos que incluyen nuevas moléculas. En total, 24 antitumorales recibieron la opinión positiva, de los que 11 son tratamientos que incluyen un principio activo completamente nuevo.

Estas “opiniones positivas” de la EMA se convierten, en un trámite posterior, en decisiones de autorización por parte de la Comisión Europea. En el caso de los 35 fármacos que incluyen nuevas moléculas, un total de 30 ya han sido autorizados, y de ellos el 33% son tratamientos oncológicos. Del conjunto de estos nuevos medicamentos, la inmensa mayoría (77%) ya están financiados (incluidos en la prestación del Sistema Nacional de Salud) en España, y el 30% de ellos se corresponde con nuevos tratamientos oncológicos.

Los nuevos antitumorales aprobados en Europa se destinan a diversos tipos de tumores, como los cánceres de pulmón, riñón, mama, próstata, el carcinoma de células de Merkel, la leucemia linfoblástica aguda, los tumores neuroendocrinos y la leucemia mieloide aguda.

En Estados Unidos los datos son parecidos. Así, el 28% de los nuevos fármacos aprobados por la FDA estadounidense son tratamientos contra diferentes tipos de cáncer. La agencia destaca, además, que 2017 ha sido el año en el que se ha aprobado la primera terapia génica contra un tipo de cáncer, en este caso una forma de leucemia linfoblástica aguda.

La autorización de nuevos medicamentos es fruto, en su mayor parte, del intenso esfuerzo en investigación y desarrollo emprendido por la industria farmacéutica. Sólo en España las compañías farmacéuticas invierten más de 1.000 millones de euros al año (1.085 millones en 2016) en I+D de nuevos medicamentos para distintas patologías, de los que más de la mitad (577 millones de euros) se destinó a ensayos clínicos.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs