La ordenación del territorio, de abajo a arriba y con la voz de los alcaldes

Así se lo traslada el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, al presidente de la Diputación de Segovia, Miguel Ángel de Vicente, durante el encuentro que han mantenido este lunes

El Gobierno autonómico está decidido a acometer más pronto que tarde la última etapa aún pendiente de la ordenación territorial de la Comunidad, paralizada en las Cortes desde la pasada legislatura por falta de acuerdo y de mayorías en el Parlamento regional.

Para ello, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea está recorriendo todas las provincias para reunirse con los presidentes de las distintas diputaciones para explicarles lo que propone el Ejecutivo de Fernández Mañueco, y que pasa, entre otras cosas, por dar flexibilidad a los municipios para que puedan agruparse si lo desean en mancomunidades de interés general urbanas o rurales.

“La Ley ordenación lleva bloqueada desde hace años porque parecía imponerse de arriba a abajo y no al revés, cuando creemos que la política ha de hacerse desde el territorio, hablando y trabajando con los alcaldes”, destaca Igea, para quien el principal objetivo de la normativa es asegurar unos servicios de calidad y eficientes, de ahí que esta ordenación territorial no de imponerse sino rque debe ser respetada, trabajada y hablada con quienes mejor conocen sus territorios, que son los alcaldes".

El también consejero de Transparencia, Ordenación del territorio y Acción Exterior se expresaba de esta forma este lunes tras reunirse con el presidente de la Diputación de Segovia, Miguel Ángel de Vicente, durante la visita institucional que está llevando a cabo hoy en la capital del Acueducto, donde recordaba lo que plantea la Junta es la constitución efectiva de las mancomunidades de interés general, tanto urbanas como rurales, fruto de la asociación voluntaria de municipios para la gestión común de servicios y obras de interés local.

El vicepresidente regional ponía en valor las facilidades que se abren, como por ejemplo que una mancomunidad de interés general rural pueda estar encabezada por un municipio del área funcional estable, sin tener por qué quedar bloqueada la iniciativa en el caso de no haber interés manifiesto por parte de aquel de mayor población, si bien su incorporación conllevaría la reconsideración de dicha MIG como urbana y poder acceder así a los beneficios derivados de tal cambio. O, también, a la hora de realizar modificaciones legales para que una mancomunidad de interés general urbana quede conformada por el municipio de mayor población y un porcentaje de los municipios colindantes.

De Vicente, por su parte, agradecía la visita de Igea a la Diputación segoviana y coincidía con el vicepresidente en que la culminación de esta Ley debe contar la con la voz de los ayuntamientos y las diputaciones. "Creemos que la ordenación del territorio tiene que ser algo más que la ordenación de los servicios que presta la Junta en el territorio, tiene que ser la realidad de los propios servicios que prestamos, por eso vamos a trabajar y a cooperar con la administración regional para conseguirlo”, apuntaba el presidente de la institución provincial, mientras insistía en que desde la Diputación siempre han creído que la ordenación del territorio se debe hacer de abajo a arriba, teniendo en cuenta las inquietudes, pareceres y realidades de los territorios.