Igea reivindica apoyo para la industria de la automoción por ser un sector “estratégico y vital” para Castilla y León

El vicepresidente participa en la “Cumbre de Transformación Verde: Regiones automovilísticas, cruciales para el éxito” -organizada por el Intergrupo del Automóvil CoRAI del Comité Europeo de las Regiones

El vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, reivindicó apoyos para la industria de la automoción por ser un sector “estratégico y vital” en Castilla y León, de forma que cuente con recursos para facilitar su modernización y adaptación a las exigencias ambientales.

Igea, que participó en la “Cumbre de Transformación Verde: Regiones automovilísticas, cruciales para el éxito”, organizada por el Intergrupo del Automóvil CoRAI del Comité Europeo de las Regiones, aseguró que la evolución del sector de la automoción debe hacerse “con cuidado”, sobre todo, para no “dañar” el empleo de millones de trabajadores y la competitividad industrial.

Asimismo, defendió que incentivar la compra de vehículos “modernos de todas las tecnologías” ayudaría “notablemente a reducir las emisiones” al reemplazar vehículos antiguos más contaminantes. La Junta aclaró que la posición de Castilla y León es “clara y comprometida” con los objetivos de fondo de reducción de emisiones contaminantes y la apuesta por vehículos más respetuosos con el medio ambiente. De esta forma, indicó que está a favor del vehículo eléctrico y de cualquier tecnología respetuosa con el medio ambiente.

Francisco Igea destacó que “el objetivo debe ser conseguir una reducción efectiva de las emisiones sin priorizar unas tecnologías sobre otras, pues la industria europea –y particularmente la de Castilla y León- concentra mucho empleo en tecnologías convencionales que han avanzado mucho en cuanto a la reducción de emisiones”.

La forma más inmediata de reducir las emisiones es favorecer la renovación de las flotas -más de 300 millones de vehículos circulando por Europa, en la actualidad- y hay que empezar por facilitar la retirada de los más contaminantes; y dado que no existe por el momento una red suficiente de recarga eléctrica debe incentivarse de inmediato la compra de vehículos modernos de todas las tecnologías para reducir notablemente las emisiones, señaló el vicepresidente.

Para facilitar cambios en los productos de automoción, el Gobierno regional apuntó que la Unión Europea debe ayudar a la industria a realizar la evolución que se le pide. Si ese cambio es demasiado brusco, recalcó el vicepresidente, “puede que a la industria no le dé tiempo a adaptarse y es muy importante que las nuevas tecnologías se instalen allí donde ya hay fábricas convencionales. Hay que evitar la deslocalización”.

La evolución debe hacerse “con cuidado” para no perjudicar el empleo de millones de trabajadores y evitar un coste social “muy elevado”, según el vicepresidente de la Junta, quien recordó que “debe tenerse en cuenta que en la actualidad Europa no tiene suficiente acceso al litio y no tiene una industria fuerte de baterías, que son producidas fundamentalmente fuera de Europa y su coste supone un alto porcentaje del valor de los vehículos eléctricos”.

Por ello, Francisco Igea demandó que la industria europea invierta en Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) para reducir la dependencia de estas materias primas y generar nuevos vectores como el hidrógeno. En esa misma línea argumental, el vicepresidente de Castilla y León recordó que los vehículos eléctricos requieren para su producción menor número de horas de mano de obra, de modo que para conservar el nivel de empleo en el sector de la automoción la cuota de mercado debería incrementarse.

También reclamó “compromisos” por parte del Gobierno de España y de la Unión Europea para facilitar todas las ayudas posibles y tiempo al sector de la automoción. A este respecto, Igea apuntó a las vías de financiación que se abren con el Próximo Marco Financiero Plurianual, los planes de Recuperación y Resiliencia y cualquier otra ayuda conducente a la modernización de esta industria en Castilla y León, en España y en el resto de fábricas de Europa. “Nos encontramos ante una industria estratégica y vital no solo para el futuro de Castilla y León, sino también para el de toda Europa, su economía, sus trabajadores y sus familias”, afirmó el vicepresidente.

También, compartió con el resto de representantes públicos y agentes europeos presentes en esta jornada que “Castilla y León quiere seguir siendo un polo industrial en este sector, que tanto empleo y empuje genera en nuestra economía, y queremos mejorar sus capacidades pese a los tiempos de crisis”.

El apoyo a la modernización progresiva, la digitalización de las plantas asentadas en Castilla y León y la transformación de las unidades productivas son clave para la Junta para adaptarlas a la producción de nuevos productos acordes a las exigencias europeas. Y en este proceso de transformación serán determinantes, apuntó Igea, un gran esfuerzo en I+D+i, la realización de fuertes inversiones en bienes de equipo y procesos de fabricación y también la actualización profesional de muchos trabajadores.

Cumbre

La “Cumbre de Transformación Verde: Regiones automovilísticas, cruciales para el éxito”, organizada por el Intergrupo del Automóvil CoRAI del Comité Europeo de las Regiones fue inaugurada por el comisario europeo de Presupuestos y Administración, Johaness Hahn.

Además de la participación del vicepresidente de la Junta de Castilla y León, también intervinieron el presidente del Intergrupo del Automóvil CoRAI, Christopher Drexler; la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite; y expertos del sector como Sigrid De Vries, secretaria general de CLEPA – European Association of Automotive Suppliers; y el director de sostenibilidad del Grupo Scania, Jonas Strömberg.