Ángel Ibáñez anuncia que la Junta trabaja en la reducción de la temporalidad para los empleados públicos de Castilla y León

El consejero de la Presidencia asegura que el objetivo es “ir un paso más allá con la celebración de procesos selectivos de manera permanente”

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, inaugura el "Encuentro de trabajadores públicos sobre contratación temporal" organizado por la Unión Sindical de Castilla y LeónJcyl

La Junta de Castilla y León trabaja en la reducción de la temporalidad para los empleados públicos de la Comunidad. Así lo aseguró el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, durante la inauguración del primer “Encuentro de trabajadores públicos sobre contratación temporal” organizado por la Unión Sindical de Castilla y León, USCAL.

En relación con el contexto del encuentro, el consejero aseguró la relación a la temática de la Jornada que versaba sobre “el limbo jurídico del trabajador temporal público en el marco de las políticas estructurales para reducir la temporalidad”.

Ibáñez, que calificó el encuentro de gran interés y actualidad para los empleados públicos, puso de manifiesto el intenso trabajo que desde la Junta se está realizando para reducir la temporalidad en la Administración, con la convocatoria de procesos selectivos pendientes. “Nuestro objetivo en este momento no es solo rebajar la tasa de temporalidad que permite la ley, sino ir un paso más allá con la celebración de procesos selectivos de manera permanente, lo que supondrá un freno y una reducción de esa tasa de temporalidad”, añadió.

El consejero explicó que la conservación del talento de un gran número de profesionales que se encuentran ante una situación de temporalidad prolongada es una prioridad para la Junta, de tal forma que se está trabajando en articular sistemas que permitan conservar ese talento, pese a contar con sistemas selectivos inicialmente tasados que en ocasiones frenan ese objetivo. “El cauce que encontremos deberá tener su reflejo en la realidad normativa de la Administración de Castilla y León”, indicó Ibáñez.

En su intervención, el consejero hizo hincapié en una realidad de la que la Administración es plenamente consciente, y es que ciertos puestos que nacieron para la prestación de servicios temporales se hayan convertido con el tiempo en puestos estructurales, y que los profesionales que prestaban la actividad inicialmente lo han seguido haciendo para satisfacer la demanda.

En este sentido, afirmó el consejero, “es donde la valoración de la experiencia y el talento nos deben dirigir a su consolidación y protección con las herramientas que habilitemos”. En esta línea, se refirió a que la justicia europea y nacional no determinan un medio, pero sí un camino a seguir sobre el que la Función Pública de la Comunidad seguirá trabajando.

En palabras del consejero, “la medida más adecuada, por tanto, para nosotros no son las declaraciones de figuras como la del indefinido no fijo u otras declaraciones judiciales, la medida adecuada es la cobertura reglamentaria de las plazas y la determinación del sistema que nos permita conservar el talento adquirido durante tantos años. Estamos trabajando para superar ese limbo jurídico teniendo en cuenta la disparidad de vinculaciones jurídicas con las que potencialmente nos encontramos en pro de las funciones desempeñadas por todos estos profesionales”.