Coronavirus

Entra en vigor el cierre del interior de bares y restaurantes en 31 municipios

Los hosteleros de Castilla y León piden el fin de esta medida, que se levante el toque de queda y el cierre perimetral, y claman por ayudas directas cuanto antes

Un camarero prepara la terraza de un bar de la Plaza Mayor de Salamanca
Un camarero prepara la terraza de un bar de la Plaza Mayor de SalamancaJM GARCIAEFE

Desde este martes, en treinta y un municipios de Castilla y León tendrán que cerrar al menos una semana más el interior de sus bares y restaurantes, además de las casas de juego y apuestas.

En la lista, actualizada en el Consejo de Gobierno Extraordinario que se celebraba ayer lunes, se encuentran León capital, que es la principal novedad debido al empeoramiento de su incidencia acumulada en la última semana principalmente, además de Bembibre, San Andrés del Rabanedo, Valverde de la Virgen y Villablino e la provincia leonesa. En tierras abulenses están en esta situación los municipios de Arenas de San Pedro y Las Navas del Marqués, mientras que en Burgos prosigue la capital, además de Alfoz de Quintanadueñas, Medina de Pomar y Miranda de Ebro.

De Palencia se incluyen en la lista Aguilar de Campoo y Guardo, mientras de Salamanca están Ciudad Rodrigo, Santa Marta de Tormes, Villamayor y Villares de la Reina. De la provincia de Segovia, aparte de la capital del Acueducto hay que añadir a Cantalejo, El Real Sitio de San Ildefonso y Palazuelos de Eresma. Y en Soria, también la capital y Almazán. En la provincia de Valladolid se mantiene una semana más Peñafiel, Laguna de Duero, Simancas y Aldeamayor de San Martín, y entran Íscar, Medina del Campo y La Cistérniga. Finalmente, de la provincia de Zamora solo Benavente tendrá que cerrar el interior de sus bares y restaurantes además de las casas de apuestas.

El Acuerdo por el que se adoptan las medidas ahora aprobadas tendrá vigencia, una vez sea publicado en el BOCyL, ya ah entrado en vigor y se prolongará hasta el 17 de este mes inclusive, aunque se revisará el próximo lunes.

Así, estos 31 municipios deberán adoptar las siguientes medidas sanitarias preventivas de carácter excepcional:

  1. Se suspenden todas las actividades de restauración en el interior de los establecimientos, con las siguientes excepciones a dicha suspensión:
  2. Los servicios de entrega a domicilio o recogida en el establecimiento o en vehículo.
  3. Los restaurantes de los hoteles y otros alojamientos turísticos, que pueden permanecer abiertos siempre que sea para uso exclusivo de sus clientes, sin perjuicio que también puedan prestar servicios de entrega a domicilio o recogida en el establecimiento.
  4. Los servicios de restauración integrados en centros y servicios sanitarios, sociosanitarios y sociales, incluyendo las actividades de ocio infantil y juvenil, los comedores escolares y los servicios de comedor de carácter social.
  5. Otros servicios de restauración de centros de formación no incluidos en el párrafo anterior y los servicios de restauración de los centros de trabajo destinados a las personas trabajadoras.
  6. Los servicios de restauración de los establecimientos de suministro de combustible o centros de carga o descarga o los expendedores de comida preparada, con el objeto de posibilitar la actividad profesional de conducción, el cumplimiento de la normativa de tiempos de conducción y descanso, y demás actividades imprescindibles para poder llevar a cabo las operaciones de transporte de mercancías o viajeros.
  7. Se suspende la apertura al público de los establecimientos y locales de juegos y apuestas

Aparte, con carácter general, y a la espera de que el próximo 9 de mayo decaiga el estado de alarma, la Comunidad de Castilla y León mantiene su actual cierre perimetral y el toque de queda para la limitación de la movilidad ciudadana nocturna, entre las diez de la noche y las seis de la mañana.

Además, las reuniones personales, tanto en espacios abiertos como cerrados, ya sean de uso público o privado, están limitadas a cuatro personas, con las excepciones de convivientes y de aquellas actividades con regulación específica.

Malestar hostelero

Desde Valladolid, y a pesar de que este martes reabren el interior los bares y restaurantes, la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid ha mostrado su preocupación ya que considera que esta medida es “insuficiente” para los intereses de los negocios de hostelería y restauración, y por ello demandan a la Junta ayudas directas en proporción a la caída de las ventas, así como que se anule el toque de queda, el cierre perimetral y los límites en el aforo.

“Se pone un punto y final momentáneo al hartazgo en el que se encuentran sumidos los empresarios de este sector, que cada vez están teniendo más colmado el vaso de la paciencia”, advierten en un comunicado.

Asimismo, los hosteleros piden no volver a cerrar los interiores, no limitar horarios, permitir el consumo en barra, levantar el cierre perimetral de la Comunidad, así como la llegada de ayudas directas, proporcionales al desplome de la facturación.

Al respecto, recordaron que la hostelería, según los datos aportados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) el pasado 26 de abril, ha sufrido a nivel nacional, con datos extrapolables a la Comunidad, un descenso en la facturación en los meses de enero y febrero de 2021 de un 61,6 por ciento, y una caída del empleo, sin contar los ERTES, de un 17,5 por ciento.

“Datos demoledores que se quedan pequeños al compararlos con los datos en hospedaje que se elevan a un 81,9 por ciento en la caída de facturación, y en un 23,6 por ciento en cuanto a pérdida de empleo se refiere”, aseguran desde la Asociación, que llama a reactivar los negocios y la economía de una vez por todass.