El robot Da Vinci se abre paso también en la Sanidad privada

Clínica Ponferrada realiza la primera intervención quirúrgica, una operación de cáncer de próstata, con este instrumento que aumenta la capacidad del cirujano para operar con precisión y destreza

Operación con el robot Da Vinci en el HUBU de Burgos
Operación con el robot Da Vinci en el HUBU de Burgos FOTO: Ical La Razón

El robot Da Vinci se consolida también en la Sanidad privada castellano y leonesa. Y es que Clínica Ponferrada ha efectuado ya su primera operación con este instrumento quirúrgico de alta tecnología de la mano de los doctores Miguel Ángel Alonso Prieto y Mario De Arriba Alonso, que llevaron a a cabo una operación de cáncer de próstata.

La prostatectomía radical por técnica robótica Da-Vinci es el procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo más avanzado, tecnificado y preciso que se emplea en la actualidad, en el campo de la cirugía urológica, para efectuar la extirpación total de la glándula prostática y parte de los tejidos de alrededor a pacientes con afectación de patología tumoral maligna de próstata.

Considerada una cirugía de alta complejidad, la utilización de la tecnología robótica Da Vinci de última generación aporta multitud de ventajas al proceso quirúrgico tanto en la fase de ejecución de la cirugía, facilitando y potenciando la destreza y precisión del cirujano.

Se trata del instrumento quirúrgico más sofisticado existente. Es un robot esclavo, que obedece al cirujano a la vez que aumenta su capacidad para operar con precisión y destreza, reduciendo el temblor y proporcionando una visión excepcionalmente clara de la anatomía del paciente. El cirujano opera sentado cómodamente en una consola manipulando los mandos del robot y obteniendo una visión tridimensional del interior del paciente.

“La visión tridimensional con la gran magnificación de la imagen, junto a la ausencia de temblor de los instrumentos y la posibilidad que proporciona el movimiento de los brazos del robot nos permite acceder a áreas recónditas del organismo y hacer la cirugía con gran precisión”, asegura el doctor Alonso Prieto, en declaraciones recogidas por Ical.

Además de las ventajas al cirujano, el Da Vinci proporciona numerosas e importantes ventajas durante la fase de recuperación del paciente, quien tiene un post operatorio menos doloroso, menor riesgo de complicaciones, de infecciones y de efectos secundarios. El tiempo de recuperación es más corto y las cicatrices son también más pequeñas.

La gerente de Clínica Ponferrada, Carmen Rodríguez, celebra la importancia de contar con el sistema robótico Da Vinci. “Somos el único centro de salud privado de León que contamos con esta unidad, gracias a la cual un equipo médico de experimentados cirujanos de diferentes especialidades coordinado por Alonso Prieto, podrá realizar intervenciones complejas mediante un abordaje mínimamente invasivo”, apunta.

Rodríguez mostró su satisfacción por poder poner a disposición de los pacientes de Ponferrada y El Bierzo esta tecnología quirúrgica de última generación en la que se ha invertido alrededor de 1,5 millones.