Elecciones Castilla y León

PP y Vox cierran el reparto del Gobierno en Castilla y León

Los conservadores se quedan con las tres consejerías pactadas mientras que se estudian aún las funciones de la vicepresidencia

El líder de Vox en Castilla y León, Juan García-Gallardo (i) y el presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), se dan la mano tras la firma del pacto de Gobierno
El líder de Vox en Castilla y León, Juan García-Gallardo (i) y el presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), se dan la mano tras la firma del pacto de Gobierno FOTO: Photogenic/Claudia Alba Europa Press

Previsiblemente, el próximo lunes 28 de marzo será la investidura de Fernández Mañueco como presidente de Castilla y León. La otra fecha probable es este viernes, pero todavía PP y Vox sigue negociando el futuro Gobierno de la Comunidad, aunque ya lo tienen bastante avanzado, como ha confirmado esta misma mañana el propio presidente del partido, Santiago Abascal, en EsRadio, pero quedan algunos flecos pendientes en lo programático principalmente, que irán puliendo a lo largo de esta semana.

Como por ejemplo, saber las funciones que asumirá Juan García-Gallardo como vicepresidente, ya que se descarta que pueda ocupar una cuarta consejería como hiciera en su día el liberal Francisco Igea durante la pasada legislatura cuando ocupó la cartera de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior.

Lo que sí está claro es que Vox, en función del pacto alcanzado con el PP, ocupará tres consejerías, y presumiblemente estas serán Agricultura y Ganadería, seña de identidad y ADN de Vox y que incluso estaba en su eslogan de campaña “Siembra” como algo premonitorio; además de Cultura e Industria y Empleo.

A priori, las dos primeras carteras no deben crear ningún problema por cuanto entraban dentro de lo esperado, aunque en el caso de Empleo e Industria, la cosa puede complicarse habida cuenta de que en ella está la gestión del Diálogo Social, y los sindicatos de clase, UGT y CCOO, ya mostraron su desacuerdo con que Vox entrara en el Gobierno y se han mostrado partidarios de establecer un codón sanitario a los de Abascal.

Además, en Vox ya han dicho que van a recortar las ayudas que reciben los sindicatos, pro también la patronal y los propios partidos políticos, lo que no se ha visto con muy buenos ojos desde los sindicatos.

Por todo ello, esta cartera se antoja, a priori, como la que más problemas podría tener en un principio, aunque en Vox trabajan en la búsqueda de un perfil de consejero de Empleo e Industria dialogante y capacitado para llegar a acuerdos y de un talante moderado y nada conflictivo.

Desde UGT, su líder Faustino Temprano, ya se ha posicionado sobre que Vox asuma Empleo e Industria. “No es buena noticia para UGT ni para los trabajadores”, ha dicho este lunes.

Otro de las premisas en la que trabajan los de García-Gallardo es en reducir estructura institucional, y esto pasa por las direcciones generales, que algunas podrían desaparecer.

En cualquier caso, y aunque la negociación aún no está cerrada al cien por cien, lo cierto es que va muy bien encaminada, según fuentes consultadas por este periódico, y podría cerrarse en cuestión de horas.