Se espera un “fatal desenlace” de “Perico”, el teniente coronel de la Guardia Civil herido en el tiroteo de Santovenia

Su estado es “irreversible” según señalan fuentes cercanas a la familia del jefe de la Unidad Especial de Intervención

Efectivos de la Guardia Civil durante el operativo del pasado viernes en Santovenia
Efectivos de la Guardia Civil durante el operativo del pasado viernes en Santovenia FOTO: NACHO GALLEGO NACHO GALLEGO EFE

En las próximas horas se espera un “fatal desenlace” para el guardia civil Pedro Alfonso Casado “Perico”, jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, que resultaba herido durante la negociación en la entrega del “”Chiqui” en la localidad vallisoletana de Santovenia de Pisuerga el pasado viernes. Fuentes próximas a su entorno familiar han confirmado a este periódico que su estado es “irreversible” por las lesiones sufridas en la cabeza por una bala, y aunque el mismo viernes era operado de urgencia, y se lograba salvar la vida, de momento los médicos no han logrado revertir la situación y ahora la decisión se encuentra en manos de la familia.

El agente era alcanzado a eso de las 8:15 horas de la mañana por un disparo realizado a ciegas desde dentro de la vivienda, donde se hallaba encerrado con un rehén el presunto homicida, que unas horas antes había abatido de un disparo en el pecho a su vecino y amigo, Dionisio, y que incluso lo había intentado con su hijo de 17 años, pero el arma, afortunadamente se le había encasquillado.

Pedro Alfonso Casado se había desplazado desde la base de Valdemoro (Madrid) junto con su equipo y había llegado a la localidad a las siete de la mañana.

Inmediatamente, el jefe de esta unidad de élite de la Guardia Civil era trasladado al hospital Clínico de Valladolid donde era operado de urgencias, y donde permanece en estos momentos “estable” aunque con un pronóstico “muy grave”.

A lo largo de las últimas horas han sido numerosas las muestras de ánimo y afecto que ha recibido tanto su persona, como la Guardia Civil por este percance, desde la sociedad política o civil, como la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, que este lunes durante la bienvenida a nuevos agentes de la Benemérita en la provincia de Burgos ensalzaba la figura de Pedro Alfonso Casado que lucha por sobrevivir a “un sinsentido”.

“Este agente cumplía con su deber, defendía la vida de otras personas y para ello, ponía en riesgo la suya. No puede quebrarse nuestra esperanza ni nuestro ánimo porque con ese espíritu debemos seguir afrontando los retos del futuro, y en este camino volveremos, por desgracia, a toparnos con muchos sinsabores”, manifestaba.