Política

«El primer día de clase, unos niños me pegaron por todos lados»

La Fundació Barça extiende su programa de acoso escolar a todas las escuelas catalanas. Uno de cada cuatro alumnos asegura haber sufrido bullying y un tercio no pide ayuda

FUNDACIÓ BARÇA
El 76 % de los profesores admite que no se siente preparado para afrontar situaciones de acoso escolar, el programa de la Fundació Barça ofrece formación a los docentes y acompañamiento pedagógico FOTO: FUNDACIÓ BARÇA (nombre del dueño) La Razón

Apenas han pasado dos meses desde que empezaron las clases, pero todo el curso conoce ya a «Gonzalo y su banda» –los nombres son ficticios para preservar la identidad de los niños–. Todo el curso sabe que pegan e intimidan al resto de compañeros. «Gonzalo y su banda», que forman dos niños más, tienen una especial fijación con Juan, un niño nuevo muy dicharachero y con mucha imaginación. Le gusta hablar de «villanos», «brujas» y «piratas» e imaginar mundos inventados. «Gonzalo y su banda» se aprovechan de su buena fe. Le roban el desayuno, se burlan de él cuando se lo cruzan por el pasillo o en la hora del patio, pues no van a la misma clase, y hace dos días lo tiraron al suelo y lo patearon para sacarle el abrigo. Juan no se calla. Lo ha dicho a sus padres y a las profesoras que aseguran que «estamos en ello». A la madre de Juan se le escapan las lágrimas cuando cuenta la historia de su hijo y admite que no sabe cómo ayudarlo. El claustro de profesores sabe también que no es el único caso.

Tras conocer la historia, una madre pregunta a su hijo:

–«¿A ti también te han pegado?».

–«Claro, el primer día de clase. Me pegaron por todos lados», comenta el niño con total normalidad. «También han pegado a Pablo y a Bernat, y a Anna le dieron en la cabeza con la caja de “superthings”», añade.

Lo que distingue a esta historia de matones de patio de colegio es que los protagonistas sólo tienen cinco años. Según el informe «El bullying en las escuelas de primaria en Cataluña», de la Fundació Barça y el grupo de investigación «Laboratorio de Estudios sobre la Convivencia y Prevención de la Violencia», de la Universidad de Córdoba, uno de cada cuatro escolares catalanes sufre acoso escolar.

El 24% de los niños entre tercero y sexto de Primaria dice haber sido víctima de bullying. El 33,9% no lo explica a ningún adulto. La mayoría, porque piensa que la situación va a cambiar.

El 51,7% de los alumnos dice haber sido testigo de alguna situación de acoso escolar. Y lo que es más preocupante, el 76% de los profesores admite que no se siente preparado para afrontar estas situaciones. Para ayudarlos la conselleria de Educación y la Fundació Barça presentaron ayer un programa contra el bullying para prevenir el acoso entre niños de Primaria, de 6 a 12 años. Está a disposición de todas las escuelas de forma gratuita. En una prueba piloto, en 26 centros, el número de víctimas se ha reducido un 35,8% y de cibervíctimas, un 60,5%. Unas 150 escuelas han solicitado el programa, que puede llegar a 60.000 niños.

«No queremos centros que escondan el conflicto, queremos centros que expliquen a las familias que saben resolver los conflictos», afirma el conseller Josep Bargalló. Resolver conflictos y erradicar la violencia escolar debe ser también una de las patas de la innovación pedagógica. El programa de prevención de la Fundació Barça consiste en siete sesiones pensadas para integrarse en el currículum escolar a través de la Tutoría, Educación Física y Educación Artística, diseñadas por el equipo de la Universidad de Córdoba. Se trabajan herramientas como la autoestima, la discriminación, la empatía, la resiliencia, el rol del defensor o el uso de las redes sociales. También hay formación para docentes y directivos.

Paralelamente,la conselleria de Educació prepara unas instrucciones para evitar rincones en las zonas de juego y convertir los patios en espacios más diáfanos.