Cerco a Jordi Pujol: el Parlament le insta a devolver los 885.000 euros que defraudó

JxCat, formación heredera de la extinta Convergència, vota a favor de “condenar las conductas ilegales y corruptas” del expresident de la Generalitat. El delito ha prescrito y la Agencia Tributaria no puede exigir el pago

Comision de Asuntos Institucionales del Parlament
El diputado Jean Castel (Cs) preside la reunión de la comisión de Asuntos Institucionales del Parlament de CataluñaQuique GarcíaEFE

El expresident Jordi Pujol vuelve a estar en el centro de la actualidad, bien sea por su 90 aniversario, por el tratamiento de su figura en TV3 o por las cuentas pendientes del clan con la Justicia. Esta tarde, el Parlament ha dado un paso mas a nivel político y ha aprobado una propuesta de resolución presentada por Ciudadanos en la que condena “las conductas ilegales y corruptas” del exlíder de Convergència y le insta a devolver los 885.000 euros que defraudó a causa de su fortuna en Andorra. Cabe recordar que el delito ya ha prescrito y la Agencia Tributaria no puede exigirle el pago, por lo que depende de su voluntad. La iniciativa ha salido adelante en este punto por unanimidad, incluso con los votos a favor de JxCat, la formación heredera de la extinta CDC.

La resolución aprobada por la comisión de asuntos institucionales declara “la conveniencia y la necesidad de que, el expresidente de la Generalitat, Sr. Jordi Pujol i Soley, regularice de manera inmediata y voluntaria las cantidades pendientes con la Agencia Tributaria que habría defraudado fiscalmente”. Además, “condena las conductas ilegales y corruptas consistentes en la ocultación de patrimonio y la defraudación de cuotas tributarias” de cargos relevantes como el de Pujol, quien confesó haber tenido una cuenta oculta en el extranjero que “lamentablemente nunca se encontró el momento adecuado para regularizar” en treinta años y que era fruto de una herencia de su padre, según sus propias palabras.

El pasado mes de diciembre, la Agencia Tributaria remitió a la Audiencia Nacional un informe en el que concluía que el expresidente de la Generalitat defraudó a Hacienda 885.651 euros en el año 2000, pero que ese ejercicio fiscal ya está prescrito y no se le puede reclamar la devolución de dicha cantidad, algo que le pide ahora el Parlament a través de esta resolución aprobada.

En cambio, el segundo punto de la resolución ha contado con el apoyo de todos los diputados excepto los cinco de JxCat. Éste insta a la Generalitat a “adoptar todas las medidas necesarias en materia de transparencia para exigir a todos los expresidentes la presentación y publicación de sus declaraciones de bienes y actividades al inicio y al final de cada legislatura”.