Goteo de bajas de afines a Puigdemont en el PDeCat

A la salida de los senadores de JxCat, hoy han roto el carné del partido los concejales del Área Metropolitana de Barcelona

Carles Puigdemont y el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, junto al exconseller Lluís Puig, y la vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, durante su reunión en Waterloo/Efe
Carles Puigdemont y el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, junto al exconseller Lluís Puig, y la vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, durante su reunión en Waterloo/Efe

La demanda del PDeCat contra el nuevo partido de Carles Puigdemont por las siglas de JxCat ha dejado a ambas formaciones al borde del divorcio y ha desatado un goteo de bajas en el partido heredero de Convergència. A las bajas de los senadores y del exconseller Lluís Puig de ayer, se han sumado esta mañana las salidas de los concejales del Área Metropolitana de Barcelona del PDeCat.

Este movimiento, que hasta ahora habían intentado evitar los afines a Puigdemont para forzar una negociación hasta última hora aunque desde el PDeCat se les había invitado a salir -según estatutos, no está permitido la doble militancia-, se ha precipitado debido a la maniobra judicial liderada por el líder del PDeCat, David Bonvehí.

En este sentido, en un comunicado emitido esta mañana han lamentado que se hayan tomado decisiones “unilaterales” de forma reiterada sin atender la opinión de los asociados o de los propios presos independentistas y han hecho un llamamiento al resto de la militancia a seguir la misma senda. De momento, cabe decir que en esa pugna por las bases, el PDeCat sostiene que tan solo se ha dado de baja un 5 por ciento de su militancia, mientras que en JxCat subrayan que se están inscribiendo al nuevo partido de manera numerosa.

“Este hecho es inadmisible con nuestra voluntad de sumar y de acrecentar nuestro anhelo de una amplia mayoría independentista en nuestro país. Una vez más, se ha tomado una decisión de gran importancia sin consultar a los asociados del PDeCAT, generando de nuevo una situación de menosprecio y autoritarismo”, han reprochado los concejales de la AMB.

La batalla, en cualquier caso, parece lejos de beneficiar ni a JxCat ni al PDeCat ya que la división puede resultar decisiva de cara a las elecciones catalanas que están por llegar. En el PDeCat defienden que había un acuerdo con los afines a Puigdemont para que, en el hipotético escenario de que concurrieran por separado, nadie usara las siglas de JxCat. En cambio, los afines al expresidente de la Generalitat se han adueñado de la marca en un movimiento a espaldas del partido de Bonvehí.