Barcelona revocará la medalla de oro a Juan Carlos I el 30 de octubre

Del partido de Colau, que se abstuvo en agosto, dependerá la decisión final del Ayuntamiento

Imagen de Colau durante el pleno extraordinario del pasado mes de agosto forzado por los independentistas para retirar la medalla de oro de la ciudad a Juan CarlosQuique GarciaEFE

El pasado 27 de agosto el Ayuntamiento de Barcelona iniciaba los trámites para retirarle la medalla de oro de la ciudad al rey emérito. La endiablada aritmética del pleno municipal ponía de su parte. El partido de la alcaldesa, Ada Colau, se abstenía y la reprobación salía adelante gracias a los votos de solamente ERC y JxCat. Y lo hacía gracias también a la ausencia de los dos concejales del partido del ex primer ministro francés Manuel Valls. Como parte del proceso, este miércoles tiene lugar la Comisión de Presidencia, Derechos de Ciudadanía, Participación y Seguridad en la que se debería revocar la medalla para, finalmente, devolver la reprobación al pleno municipal, el 30 de octubre, y culminar así el proceso.

En declaraciones a Betevé, el concejal de Memoria Democrática, Jordi Rabassa, ha afirmado que, en los últimos años, ha habido “distintos actos de Juan Carlos I que no son ejemplares como jefe de Estado y servidor público”. En un comunicado este lunes, el consistorio ha recordado que el Reglamento de honores y distinciones recoge que si las personas titulares “hacen actos o manifestaciones contrarias a los motivos que se justificaron en su concesión”, se les puede retirar el reconocimiento. En el informe que justifica la retirada de la medalla recoge distintas “polémicas” del rey emérito, como la participación en una cacería de elefantes en Botswana en 2012; la renuncia de Felipe VI a la herencia de su padre, y su marcha de España a los Emiratos Árabes.

El texto aprobado en el pleno de agosto ponía de manifiesto que “la monarquía española es sucesora del régimen franquista” aludiendo a la ley de Sucesión de la Jefatura del Estado de 1946. Pero también aprovechaba para reprobar al Gobierno por su “colaboración necesaria” en la marcha de Juan Carlos I. Los independentistas, sin embargo, perdieron la posibilidad de sumar los votos del partido de Colau cuando añadieron al texto el derecho de autodeterminación de Cataluña.

Como ponente de la propuesta, el republicano Ernest Maragall señaló que “la huida (de Juan Carlos) es una declaración de culpabilidad asumida”. A su juicio, el Rey Emérito “ha deshonrado” a la ciudad que le otorgó su Medalla de Oro en 1992. “Ha roto su contrato con Barcelona, ha dimitido como ciudadano y como institución”, añadió.

La alcaldesa de Barcelona, por su parte, reprochó tanto a Esquerra como a JxCat hacer una “política triste”, “de poca monta” y que solo busca “criticar” y “tensionar” al Gobierno. “Hasta ayer pedíamos que retiraran el punto de la reprobación, pero no han querido retirarlo porque su objetivo es reprobar al Gobierno central”, lamentó Colau, quien puntualizó que, si ERC y JxCat hubieran aceptado su petición, habrían votado a favor. La abstención de los comunes, sin embargo, facilitó la tramitación del expediente.