Colau exige a Airbnb que retire 1.000 anuncios de apartamentos ilegales

El Ayuntamiento advierte del incremento de anuncios fraudulentos de habitaciones turísticas

Desde 2017, Barcelona ha reclamado la anulación de 11.714 anuncios en las plataformas de pisos turísticos, 9.770 de los cuales pertenecían a Airbnb
Desde 2017, Barcelona ha reclamado la anulación de 11.714 anuncios en las plataformas de pisos turísticos, 9.770 de los cuales pertenecían a AirbnbNACHO DOCEREUTERS

Por muchas declaraciones de intenciones que pongan sobre la mesa, el litigio entre Airbnb y el Ayuntamiento de Barcelona, desde la llegada de Ada Colau al cargo, está lejos de solucionarse. Hoy, por ejemplo, el Ayuntamiento ha denunciado que la plataforma tiene casi 1.000 anuncios de alojamientos turísticos ilegales. Lo que se suma, según las cuentas del consistorio, a los casi 10.000 anuncios irregulares que ya ha tenido que retirar de su portal web, el 83% del total de anuncios ilegales detectados por el Ayuntamiento desde el 2017, como resultado del plan de choque contra los pisos turísticos sin licencia. En concreto, Barcelona ha reclamado la anulación de 11.714 anuncios en las plataformas de pisos turísticos, 9.770 de los cuales pertenecían a Airbnb, es decir, ocho de cada diez.

Los últimos mil anuncios de la mencionada plataforma se reparten por todos los distritos de la ciudad, aunque -como siempre- mayoritariamente se concentran en Ciutat Vella (420), el Eixample (273), Sants-Montjuïc (72) y Gracia (61). La mitad corresponden a publicaciones de pisos enteros (524) y el resto (445), a habitaciones compartidas, aparentemente permitidas por el nuevo decreto de la Generalitat.

Ahora bien, después de que los inspectores municipales hayan analizado uno por uno los anuncios de las habitaciones, han detectado que en realidad son pisos turísticos encubiertos. Esto se explica porque hay anfitriones que han puesto en alquiler de forma individual todas las habitaciones de un mismo inmueble; una práctica que no está permitida por la ley de la Generalitat y que el gobierno de Colau ya advirtió de que pasaría.

Según explica el Ayuntamiento, la caída de la actividad turística derivada de la pandemia ha llevado a los servicios de inspección municipales a readaptar sus tareas, de manera que el trabajo se ha centrado en analizar más a fondo los datos obtenidos a través de las búsquedas web, tratando de identificar anuncios activos que aparentemente eran legales, pero que escondían irregularidades.

Ante este situación, la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha cargado duramente contra Airbnb: “¿Cómo nos podemos fiar de una plataforma que da cobertura a este tipo de actividad?”. Sanz ha asegurado que el Ayuntamiento seguirá de cerca la actividad de Airbnb para que no permita más anuncios de habitaciones compartidas fraudulentas.

Airbnb

Después de las afirmaciones del gobierno de Ada Colau, Airbnb ha respondido a través de un comunicado. Asegura que la empresa colabora con el Ayuntamiento “desde hace tiempo” para eliminar los operadores que incumplen la normativa. “Hasta ahora, hemos trabajado juntos para eliminar más de 5.000 anuncios de la plataforma”, apunta. Aibrnb se define como “buen socio” de Barcelona y por ello se ha comprometido a revisar la solicitud del consistorio para “tomar las medidas que sean oportunas”.

La empresa destaca que ha sido pionera a buscar soluciones para luchar contra la actividad ilegal. De hecho, ha facilitado a las autoridades municipales una herramienta para ayudarles en las tareas de inspección.

El gobierno de Ada Colau exige a las plataformas, y en especial a Airbnb, que cumplan con su obligación de comprobar la adecuación a la normativa de cada anuncio en el momento previo a la publicación y que vigilen que los anuncios desactivados a petición del consistorio no se vuelvan a activar al cabo de poco tiempo sin control.