Boicot del independentismo a Netflix: llamamiento a cancelar las cuentas por no usar el catalán

Campaña contra la plataforma para que dé contenidos traducidos a su lengua

Manifestación a favor del independentismo catalán
Manifestación a favor del independentismo catalán

El independentismo se atreve contra quien sea con tal de defender el catalán. Las acusaciones al Estado de “opresor” son constantes, pero en los últimos tiempos han aparecido críticas críticas cada vez más ruidosas contra TV3 por usar el castellano en determinados momentos del día también y ahora ya se ha iniciado una campaña de boicot contra Netflix si no hace uso del catalán. En concreto, la presidenta y el vicepresidente de la ANC, Elisenda Paluzie y David Fernández, han acusado a la plataforma de “censurar” contenidos en catalán y han amenazado con darse de baja de la cuenta si esto continúa.

David Fernández se hace eco de un tuit de una cuenta de Twitter llamada “Doblaje en catalán” y muestra en una imagen todo el contenido que hay en Netflix y que cuenta con la traducción al catalán, pero que la plataforma no permite hacer uso de ella a los usuarios. El dirigente de la ANC recuerda que esta traducción está disponible gracias a que ha sido pagada con fondos públicos.

Paluzie, en la misma línea que Fernández, carga contra Netflix y pregunta por qué dan “este trato” a los usuarios catalanes. “Queremos Netflix en catalán”, añade.

La Plataforma per la Llengua, bautizada como ONG del catalán, también ha lanzado una campaña en la que pide firmas que avalen un decálogo de medidas a favor del catalán. Entre esos diez puntos, la polémica entidad independentista sitúa aumentar el gasto público a 60 euros por ciudadano; garantizar el doblaje y la subtitulación de series y películas en todas las plataformas o crear una conselleria de Cultura y Medios de Comunicación.

Esta entidad se ha convertido en la principal referencia del independentismo en la defensa del catalán y ha protagonizado graves controversias, como cuando elaboró un estudio en los colegios espiando a niños o ha llamado a boicots a productos españoles que no estén etiquetados en catalán.

Pese a esta nueva campaña del independentismo por incluir el catalán en Netflix, lo cierto es que los datos son elocuentes. El cine catalán no tiene quien lo vea: así lo reflejó un estudio publicado a finales de 2019 por la Academia del Cine Catalán y que demuestra que los espectadores dan la espalda al cine en esta lengua. De cada 100 espectadores que acuden cada año a las salas en Cataluña, son 98 los que lo hacen para ver una película en lengua castellana mientras que solamente son dos quienes escogen el catalán como idioma.

El mismo problema persigue a las películas dobladas al catalán. Las cifras así lo demuestran: los espectadores del cine doblado al catalán eran 450.000 en 2013 para pasar cinco años más tarde a 246.000, es decir una caída del 45 %.

Asimismo, el independentismo ha sufrido un revés recientemente en los tribunales después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña haya empezado a tumbar la inmersión lingüística y haya impuesto que al menos un 25% de las asignaturas se impartan en castellano -hasta ahora en la mayoría de centros educativos el catalán es la lengua vehicular-.