Barcelona invertirá 16 millones en comprar locales vacíos por la pandemia para reactivarlos

La pandemia ha dejado cerca de 5.300 bajos con el cartel de se traspasa en la capital catalana

El Ayuntamiento calcula que podrá hacerse con unos 60 locales de la ciudad
El Ayuntamiento calcula que podrá hacerse con unos 60 locales de la ciudadLuis DíazLa Razón

El Ayuntamiento ha anunciado que comprará locales comerciales en bajos que ahora están vacíos para reactivarlos. En concreto, el consistorio invertirá 16 millones, de los que más del 30% irán destinados concretamente a Ciutat Vella, en un proceso de libre concurrencia; es decir, se abrirá un concurso público para que todos los propietarios que lo deseen, ofrezcan su local para que el Ayuntamiento lo compre.

Según los cálculos del gobierno municipal, con los 16 millones se podrán adquirir unos sesenta locales vacíos, en función del precio final de compra, y se priorizarán algunas zonas concretas dentro de cada distrito, aunque también se podrán ofrecer locales en cualquier punto de la ciudad. Una vez el Ayuntamiento haya concluido la fase de compra de los locales, iniciará un proceso de rehabilitación y, después, redactará las condiciones para adjudicarles los inquilinos.

Inmobiliaria pública

La iniciativa de compra de locales vacíos en planta baja se enmarca en el plan Persianas arriba -propuesto por ERC para aprobar los presupuestos municipales de 2021-, para reactivar la maltrecha economía barcelonesa tras la pandemia. De hecho, según el Ayuntamiento, en toda Barcelona hay unos 5.300 locales que ahora mismo están vacíos (suponen aproximadamente 1,5 millones de metros cuadrados).

En paralelo a la compra de locales, el consistorio también está trabajando con el sector privado para crear una bolsa de alquiler de locales en planta baja (similar a la bolsa de viviendas de alquiler), en la que los propietarios privados podrán anunciar su inmueble. El objetivo es llegar a movilizar entre 100 y 200 locales vacíos, con incentivos tanto para los propietarios como para los inquilinos. En este sentido, se ofrecerá un seguro para hacer frente a un posible impago los primeros dos años y el precio del alquiler será inferior al precio de mercado durante los primeros cuatro años de contrato.

Por todo ello, el concejal de Presidencia, Jordi Martí, ha asegurado que “se trata de hacer una inmobiliaria pública” que garantice “una actividad privada en buenas condiciones en todo Barcelona”. Por su parte, el portavoz del grupo municipal de ERC, Jordi Coronas, instó a “garantizar que hay comercio de proximidad en toda la ciudad y una mixtura de actividades que no siempre se produce”.