Del 14-F al 14-M: Illa pide paso y exige levantar el “cordón sanitario” al PSC ante el bloqueo independentista

Cataluña suma tres meses de parálisis política desde las elecciones. El socialista vuelve a reclamar “concurrir a la investidura” e intentar articular “una mayoría de izquierdas”

El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, responde a una pregunta del líder del PSC, Salvador Illa, durante el pleno del Parlament
El vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, responde a una pregunta del líder del PSC, Salvador Illa, durante el pleno del ParlamentQuique GarciaEFE

Del 14 de febrero al 14 de mayo. Cataluña suma tres meses de parálisis política desde las elecciones, con un Govern en funciones, el independentismo a la greña y sin ponerse de acuerdo pese a haber logrado superar la barrera del 50% de los votos por primera vez en su Historia. El bloqueo persiste a 12 días de que venza el plazo límite y queden convocados de forma automática unos comicios que se celebrarían en pleno verano, el 13 de julio y con la campaña empezando el día 4. Tras romper públicamente con JxCat, ERC busca un Govern en solitario y el apoyo externo del partido de Puigdemont, mientras los posconvergentes fijan como línea roja entrar en el Ejecutivo de la Generalitat. De no ser así, no cederán sus votos “gratis” para la investidura de Aragonès.

Un escenario endiablado en el que el PSC levanta la mano de nuevo: Illa exige “un paso” al lado a los republicanos, pide levantar un “cordón sanitario inédito” a los socialistas y liderar un Govern “de izquierdas” tras ganar en votos y con 33 escaños. Es decir, su fórmula pasa por un Ejecutivo en coalición con los comunes y apoyado de forma externa por ERC en el momento de la investidura, un escenario inviable dado el “no” rotundo de los republicanos, que prefieren ir a nuevas elecciones que pactar con los socialistas.

Hoy Illa, aprovechando los tres meses desde los comicios del 14-F, ha aprovechado para radiografiar la situación actual de parálisis -”el bloque independentista empeña en repetir fórmulas fracasadas, a hacer circular la política catalana por vías muertas que no llevan a ninguna parte. Estamos donde estábamos”-, criticar las exigencias de gran parte del independentismo -en especial, de la CUP y JxCat- y reivindicar su apuesta por un modelo de “izquierdas”.

Dardo contra JxCat y sus políticas “neoliberales”

Y es que el exministro de Sanidad y líder del PSC en el Parlament ha apuntado directamente al partido de Puigdemont y los antisistema: ”El futuro de Cataluña no puede quedar en manos de una Generalitat tutelada por la CUP, ni tampoco pasa por cuatro años más de políticas neoliberales y de desmantelamiento del Estado del Bienestar como las que promueve JxCat”, un mensaje directo a la línea de flotación posconvergente.

“No hay excusas: es la hora de levantar cordones sanitarios inéditos en la socialdemocracia; es la hora del reencuentro de la izquierda que debe hacer posible el reencuentro entre catalanes y catalanas; es la hora de mirar adelante y recuperar la ilusión”, ha remachado después, pidiendo paso para defender su candidatura.

En un acto posterior en Tarragona, Illa se ha reafirmado y ha recordado que “hay dos mayorías existentes”: por un lado, hay “una mayoría independentista que no consigue cuajar un Govern y que ha recogido algunos fracasos”, como la doble investidura fallida de Pere Aragonès; y por el otro, “hay otra mayoría posible, una mayoría de izquierdas, que debería estar liderada por quien ganó las elecciones”. Y en este sentido, el socialista ha vuelto a pedir que se le permita “concurrir a la investidura e intentar articular esta mayoría de izquierdas”.